CUANDO EN LLANES ABOGABAN POR UNA PESCADERÍA | AÑO 1923

por

BUCEANDO EN “EL PUEBLO” AÑO 1923

“La prensa diaria publica telegramas de Almería diciendo que tal es la abundancia de pesca en aquella costa, que de día en día se abarata, llegando a pagarse a precios inverosímiles.

En cambio en Llanes el pescado escasea de una manera alarmante y alcanza para el consumidor precios tan elevados que resulta imposible puedan nuestras clases media y obrera obtener tan sano y nutritivo alimento.

Nuestra clase marinera, tan inteligente y sufrida, no obtiene la justa recompensa a su trabajo. El arancel, el fatídico arancel protector de los grandes negociantes, encarece el carbón, las grasas y cuantas materias primas se necesitan para la industria de la pesca y para su preparación en conservas y salazones.

Por otra parte, dadas las condiciones de nuestro puerto, el vecindario llanisco se encuentra con mucha frecuencia careciendo de pescado durante largas temporadas, no obstante abundar en otros puntos de la costa cantábrica, por permitirlo así el fácil acceso a aquellas poblaciones de los barcos que a tal objeto se dedican.

Pudiera remediarse esta carencia de pescado en los hogares de nuestra villa, por el medio que hemos apuntado a la ligera en números anteriores, en cuyo proyecto insistimos de nuevo.

Dadas las excelentes condiciones económicas de Llanes, el número de forasteros que nos visitan y las comunicaciones ferroviarias por medio de seis trenes diario con Santander y Oviedo y pueblos intermedios, aquí sería de buenos resultados el establecer una pescadería, montada con toda las reglas que exige la higiene.

La sociedad o el particular que estableciese este negocio obtendría  remunerador interés a su dinero y prestaría un gran servicio a la población.

De esta manera en Llanes comeríamos pescado fresco todos los días del año, especialmente de las clases que aquí no hay, y tendríamos mariscos, pues el dueño o dueños de la pescadería, estableciendo corresponsales en los puntos de la costa en donde nunca falta pesca, podían traerlo a esta villa en cantidad suficiente para el consumo y en buenas condiciones  de precio por tratarse de un negocio en grande escala.

Asunto es este digno de estudio, y en Llanes hay personas que, por su inteligencia y por su posición económica, pueden establecer este negocio, que funcionaría todo el año”.

 

Imagen, archivo Fernando Suárez Cue

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • EL SALERO
    El restaurante Sidrería Salero, sito en el Barrio de Pescadores, a un paso de la mar, fue una referencia en la hostelería llanisca. Contaba con un buen menú y también con una cuidada carta de comida tradicional, en la que destacaban los calamares en su tinta, los huevos con tortos […]
  • LA RULA
    Rolar: Del latín “rotulāre”: Dar vueltas en círculo. Lonja: Del francés “loge”. Genéricamente “edificio en el que se juntan mercaderes para subastas”, pero en nuestro caso, “abrigo de pesqueros para el mal tiempo y un excelente punto de venta para el pescado y marisco”.  Tradicionalmente la venta del pescado se hacía partiendo de un […]
  • LA CASA DE AMELIA  | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    A dos kilómetros de Llanes, en Poo, lindando con la carretera del Estado y con un sendero que lleva directo a la playa de ese pueblo, edificó, en el año 1877, Egidio Gavito de la Fuente, emigrante de México, una  sobria casa que está más influenciada por la arquitectura regionalista […]
  • Un faro
    Tertulia “Casa del Mar” (Cote, Tiquiqno, Paco y Ramón) Un faro -T: ¡Home manín!… ¿Pegaronsete las sábanas? T’abamos esperándote, así que tomate un pichín de merluza, que por cierto está recién hecha, y vamos para La Barra, a ver qué semblante tiene “la novia”, ya que pensamos el ir a […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad