Uno de los privilegios de nuestro puerto, el cual llevó a que fuera  mucha gente a vivir a la Villa de Llanes, era el almacén de sal, conocido como alfolí, que daba libertad a los pescadores para traerla de Andalucía y de otras partes. La trascendencia de este privilegio provenía de la necesidad fundamental de la sal para la conservación del pescado.

Por eso siempre se estuvo en lucha para defender dicho privilegio e impedir su abolición.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad