| Por Guillermo Fermández Buergo

De confirmarse la teoría, ojalá que así fuera, la parroquia de Llanes, hoy Basílica, habría mantenido en una de las piedras que cierra el arco a uno de los más importantes personajes de la Historia de España.

No es poca cosa que durante los últimos 503 años, el rey Carlos I de España y V de Alemania, haya sido testigo mudo de bautizos, primeras comuniones, confirmaciones, bodas, funerales, misas solemnes y las más variadas eucaristías relacionadas con llaniscos y llaniscas. Allí recibió sepultura momentánea Pedro Menéndez de Aviles, el Adelantado de la Florida; hasta allí llegó desde La Herrería el niño Pedro Inguanzo Rivero, futuro Cardenal Inguanzo, con la intención de bautizarse en la villa para disfrutar de los privilegios de hijo pilongo, y en ese lugar ocurrieron los acontecimientos más íntimos, desde el bautismo hasta el funeral, del político llanisco que voló más lejos: José Posda Herrera.

Desde lo más alto, contempló el monarca del llamativo mentón los acontecimientos más relevantes que afectaron a los llaniscos en los últimos cinco siglo. Salvando las distancias, el hallazgo guarda paralelismo con otros muchos, como el de la Dama de Elche, ocurrido en 1897.

Enhorabuena y confirmar que, a veces, los tesoros se descubren trabajando, no por casualidad.

Fotos: Valentín Orejas

Nota:  en las investigaciones que está realizando para un proyecto vinculado a esta cofradía, sobre el paso del emperador por el concejo, Maiche Perela saca a la luz un grabado en el techo de la basílica de Llanes que nadie recordaba «Un posible retrato de Carlos V»

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar