Un mascarón de proa era una figura decorativa generalmente tallada en madera y ornamentada o pintada, que solían llevar antiguamente los barcos de vela en la parte alta delantera exterior de su proa.

En los grandes buques que surcaban los mares, su uso fue muy generalizado entre los siglos XVI al XIX,  y fueron desapareciendo con la abundancia de naves con casco de hierro

Según la leyenda su función era la protección del barco y sus tripulantes, por eso representaban algún santo, animal o deidad marina. Posteriormente se incorporaron las figuras femeninas, en la creencia de que tenían poderes especiales sobre el mar.

Así, diosas y guerreras armadas, como Atenea o Minerva, ninfas y sirenas, se convirtieron en uno de los símbolos marinos más populares de todos los tiempos.

La Mascarón de Proa que ilustra estas líneas, que parece volar con las señales del viento talladas en su vestido azul de estilo Imperio, se llamaba María Celeste, y fue la más pequeña y deliciosa de los mascarones de proa que coleccionaba Pablo Neruda.

Contaba el poeta, que Salvador Allende intentó arrebatársela, y que  perteneció a un pequeño navío francés que solo navegaba por el Sena.

También, añadía que María Celeste lloraba con el calor de la chimenea y sonreía cuando llegaba el sol.  

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar