PESCANDO A MAREA BAJA

por

Cuando en nuestro puerto se vivía al ritmo de las mareas, al subir éstas lo hacían con ellas bandadas de panchos, mugles y lubinas; al bajar se quedaba casi en seco, a excepción de los senos y remansos que se formaban, como el que había bajo la cabezona o el que aparecía bajo el muelle de la Magdalena.
Entonces, llegaba el momento de pescar cangrejos, hurgando en las hendiduras de los muelles y levantando los guijarros, también anguilas y rodaballos.
Estos peces planos se pescaban de un forma muy singular: el pescador se proveía de una vara con anzuelo enderezado a modo de banderilla, e iba por la ría, siempre a contra corriente, picando hacia delante y a derecha e izquierda hasta que pinchaba el pez oculto baja una delgada capa de arena.

Fuente, “El Oriente de Asturias”

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • All
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad