Aseguran, aunque el que cuenta un cuento, aumenta un ciento, que existe un barco fantasma que  surca los océanos emitiendo una luz sobrenatural y que simplemente con vislumbrarlo desata una cadena de infortunios y desastres en su mayoría mortales. Añadiendo que sus tripulantes, que llevan muertos varios siglos, intentan transmitir a los barcos con los que se cruza mensajes para sus seres queridos, sin percatarse que los mismos hace cientos de años que están bajo tierra. 

Se trata de la leyenda del “Holandés Errante”, condenado a vagar eternamente por el océano, sin nunca tocar tierra, debido al pacto suscrito con el diablo por su capitán, el neerlandés Willem van der Decken. Una de las versiones recoge que  el navegante conjuró a Satanás para salvar su vida y la de su tripulación cuando su navío se enfrentó a una espectacular tormenta en el cabo de Buena Esperanza. Otra versión señala que Van der Decken imploró deliberadamente a Lucifer el poder de surcar los mares sin que le afectasen las inclemencias del tiempo.

Según algunas fuentes, la leyenda podría estar basada en el capitán holandés Bernard Fokke, famoso en el siglo XVII por sus inusitadas velocidades de crucero en sus travesías entre Holanda y Java, proeza que sus contemporáneos atribuyeron a un eventual pacto con el diablo.

Esta leyenda ha inspirado novelas, como “La Narración de Arthur Gordon Pym” de Edgar Allan Poe. También, una ópera de Wagner, y hasta ha hecho aparición en el cine en una película protagonizada por Ava Gardner y James Mason, y más recientemente en la segunda y  tercera entrega de la saga “Piratas del Caribe”.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad