ALGA GELIDIUM
Fuente: José Manuel Rico Ordás
Decano de la Facultad de Biología de la Universidad de Oviedo

TÉCNICA DE ARRANQUE:

Las algas que se extraen mediante la técnica de arranque son recolectadas en los fondos marinos por buzos profesionales y en períodos concretos con cantidades reguladas por la Administración Pública. La temporada de recogida de alga Gelidium mediante el arranque comienza el 1 julio y finaliza el 30 septiembre (o antes si se terminan los cupos).
Esta técnica solo está autorizada en Cantabria y Asturias.
Buzos. El ocle es un recurso renovable. Son los buzos los que se encargan de arrancarlo y dejar un resto de biomasa para su regeneración. Los buzos que extraen las algas mediante esta técnica están acreditados para realizar este trabajo y cuentan con carnet profesional. La actividad es semiautónoma: el compresor va instalado en la cubierta del barco, y suministra aire mediante mangueras al buzo. El buzo una vez sumergido “corta/poda” un trozo del alga a mano, dejando tres o cuatro centímetros sobre la base hasta la roca, para que a partir de ahí se desarrolle de nuevo el alga.
Regulación La técnica de arranque está regulada por los respectivos Gobiernos regionales de Asturias y Cantabria que fijan el número de barcos autorizados, las fechas en las que se pueden llevar a cabo y los cupos que se pueden extraer. La actividad está reglamentada y controlada, tanto en la mar como en los puntos de desembarque. También están reguladas las condiciones en las que puede accederse a la extracción. Esto aporta una seguridad en la reproducción de las algas y en las técnicas empleadas para el arranque.
Asturias cuenta con 28 barcos autorizados. Incrementó su cupo de 20 a 28 barcos a partir de 2017 con la apertura del sector IV: desde Cabo La Mar hasta Tinamayor. La Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial es la entidad que controla esta actividad extractiva.
Cantabria tiene 14 barcos que cuentan con autorización. La Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación es la entidad que controla esta actividad extractiva.
Tanto en Asturias como en Cantabria pueden ir hasta tres buzos por barco.
Las cantidades que está permitido extraer en cada temporada mediante la técnica de arranque se planifican con estudios previos realizados antes del inicio de cada campaña por técnicos de estas dos Consejerías. Son ellas quienes evalúan la situación de las praderas. En el momento en que se agota el cupo de cada sector la Consejería lo cierra hasta nueva campaña.
Estas dos Consejerías se encargan de realizar estudios cartográficos de las praderas de Gelidium. Una de las principales conclusiones a las que se ha llegado es que éstas recuperan su frondosidad de un año para otro. Debido a la notoriedad alcanzada en los últimos años, los estudios recomiendan seguir con la evaluación de las praderas, verificar buenas prácticas de trabajo, hacer seguimiento de la campaña mediante geolocalizadores, organizar reuniones con todos los agentes implicados para la sostenibilidad del recurso, realizar estudios socioeconómicos, buscar información sobre zonas de recogida de arribazón, desarrollar una unidad didáctica dirigida a buzos y recolectores…
Usos. Las algas extraídas mediante esta técnica están libres de impurezas. Resultan óptimas para la fabricación de agar bacteriológico y para uso en medios de cultivo de microbiología.

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar