AUTODIDÁCTICO NATATORIO

por

Muchos presumen de ser autodidácticos en muchas cosas, pero, yo puedo presumir que junto a otros críos del barrio fuimos “autodidácticos natatoriales”.

Os cuento:

Como muchos otros críos de “Santana” y La Moria, pasamos mucha parte de nuestra infancia enredando por la playina del Sablín, en donde jugamos a carreteras, con túneles y puentes, siendo nuestros coches y camiones latas vacías de conservas de sardinas y bonito. Algunas veces atábamos con un bramante una lata a otra para hacer camiones con remolque.

También jugábamos a “espadas” y al más picaresco “cortar el cebollin”, que junto con el de “jugar a médicos” (este más bien en El Fuerte o La Barra), terminaban muchas veces como el “Rosario de la Aurora”, pues la parte femenina no estaba para bromas ni procacidades, y uniéndose y haciendo piña, “nos daban la del pulpe”.

Vista del Sablín

Bien sabéis que la cabezona del Sablín (muelle Merlón). contaba con dos escaleras en su cara Norte que terminaban sobre la arena, y dos escaleras en su cara Sur que daban directamente sobre la entrada al puerto interior.

Pues bien, dicho esto, mi aprendizaje comenzó. cuando en la escalera más cercana a la cabeza del muelle Merlón, y con un calado de poco más de un metro y medio (procuraba que no me cubriera), me tiraba de “panzatu”, para no hundirme y que la cabeza siempre estuviera fuera del agua.

Muelle de «Merlón» y «Pozón de la Compuerta»

La operación consistía una serie de seis lanzamientos y nadando “a lo perru”, para volver hasta la escalera sin que ninguna parte de los pies, inclusive el “dedu gordu” tocara la arena, pues en el caso de que esto ocurriera, aunque fuera de la forma más suave, habría que volver a empezar.

El día que conseguí hacer una de estas series sin tocar la arena, y otra serie más para asegurarme, decidí que entonces ya estaba preparado para nadar dentro del puerto, sobre la cara Sur de la cabezona, donde más o menos había una profundidad de entre 3 y 4 metros.

Me decidí a hacerlo y bajando por las escaleras de la cabezona que estaban casi enfrente de “La Gran Señora”, me puse en el escalón más bajo con el agua hasta los tobillos, pues así no tendría que saltar.

De lo primero de lo que me percaté es que esas aguas eran muy oscuras, casi negras (hoy comprendo que eran debido a la profundidad, y al fondo arenoso de marisma del Riberu que ahí había), así que armándome de valor (y mucho), y con más miedo que vergüenza, me tiré de “panzatu” desde la citada escalera, notando en primer lugar que el agua estaba mucho más fría que la de la del Sablín, volviendo inmediatamente a la escalera con una velocidad que ya hubiera querido Mark Spitz (si, ese de las 7 medallas en los “Juegos Olímpicos de Múnich 1972”).

Efectuada esta heroicidad, y asombrado por mi valor, decidí que… “por hoy ya está bien”, y subiendo hasta el muelle, fui mirando un puquitin por encima del hombro, a los que todavía estaban enredando en la playina.

Me creí desde ese momento pertenecer por derecho propio al grupo de Manuel Patiño Díaz (la “Chita”), que con menos de 1 metro de agua se lanzaba de cabeza desde el muelle donde hoy está la “Escuela de vela”, de Vicente López (“Montoto”), que hacía verdaderas cabriolas tirándose desde el “Muelle Santiago”, o como Roberto García, (chapista del servicio Renault), que lo hacía desde la inoperante hoja de la “Gran Señora”.

La Compuerta como trampolín

Como dato curioso, os diré que “La Chita”, después de tirarse y salir del “calumbu” retorciéndose como una anguila, volvía a pie hasta la escalera, por eso llegué a dudar si sabría nadar. pues yo nunca le vi hacerlo.

Todos esos saltos, cabezón que cabezón, conseguí con el tiempo hacerlos yo, tal y como lo hicieron muchos críos de “Santana” y La Moria, que nadie nos enseñó a nadar siendo totalmente autodidácticos. 

Tenía yo por aquel entonces 10 largos años sobre mis espaldas.

Un abrazo, buena Mar y hasta la vista amigos

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • Regulación flexible y seguridad en las procesiones: un vistazo a las ordenanzas de Llanes de 1877
    De las Ordenanzas de la Villa y Término Municipal de Llanes de junio de 1877, cuyo fin era que a todos fueran útiles y en las que destacaba su interés por ser un tanto flexibles, ya que pretendían que las prohibiciones no fueran muy extensas para evitar que, a cada […]
  • EL BATEL
    -F: ¡Hola, compañeros!… ¿Qué pasó? -C: Por aquí ya ves, nada nuevo, y tú… ¿Qué te traes? -F: Pues nada de particular, aunque en honor a la verdad, ayer estuve en San Vicente, y vine con un poquitín de mal sabor de boca, y cierta envidia, al ver lo burros que fuimos por […]
  • LA CASA ROJA | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    Si hay un lugar en el Oriente de Asturias que fue transformado por los indianos llenándolo de villas y palacetes, repletos de poderosas torres, monumentales fachadas, cúpulas de ensueño y exóticos y exuberantes jardines con sus indispensables palmeras, magnolias y buganvilias, fue Colombres. Y entre aquellos emigrantes de la capital […]
  • AÑO 2012, LOS ESTANQUES DEL PASEO
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” Desde que se remodeló el Parque de Posada Herrera, convirtiéndolo en un espacio funcional, una suerte de plaza, lo he atravesado en contadas ocasiones. La razón, como se pueden imaginar, es sentimental. Me produce nostalgia los cambios en la fisonomía del lugar, al que […]

  • All
  • Por : Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad