Hasta el año 1712, los habitantes de los pueblos de Barro y Celorio tenían la obligación de entregar anualmente al alcalde de Llanes un congrio, a modo de tributo, para que les permitiera realizar esa pesca. Esa suerte de serpiente marina era muy valorada y se consumía, tanto en fresco como en seco, desde la época medieval.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad