EL VIAJE DEL BUQUE FANTASMA OCTAVIUS

por

La historia del Octavius empezó el 10 de septiembre de 1761, cuando ese barco partió de Londres  a China. Tras llegar meses después, volvió a cargar  sus bodegas para regresar de nuevo a Gran Bretaña. Nunca llegó a su destino, perdiéndose en alta mar en algún momento del año 1762. 

El 11 de octubre de 1775, el ballenero groenlandés “Herald” se encontraba faenando en aguas del Atlántico Norte cuando, de pronto, y en medio de un silencio sepulcral, se escuchó la voz del vigía gritando: “¡Barco al frente y al oeste!”. 

Según se iban acercando, se dieron cuenta de  que el barco cubierto de hielo que se encontraba detrás de un iceberg, que con el sol brillaba como si fuera de cristal, era una goleta de tres mástiles, algo inusual en esas aguas. 

A través del catalejo vieron que las velas estaban hechas trizas, el casco muy deteriorado y en cubierta no había señales de vida. Se arrió un bote para abordar el barco y abriéndose paso a través de la cubierta tapizada de hielo, bajaron a los camarotes donde hicieron un macabro descubrimiento. Tumbados en sus literas y cubiertos por mantas, se encontraban 28 marineros congelados. Cuando entraron en el camarote del capitán, vieron que éste estaba sentado en una silla frente a su escritorio, muerto, con una pluma en la mano como si estuviera haciendo sus últimas anotaciones en el cuaderno de bitácora. En la misma cabina, había tres cuerpos más, una mujer descansado su cabeza sobre el brazo con los ojos completamente abiertos, un niño pequeño abrazado a un muñeco de trapo y un hombre con un pedernal y una barra de metal que parecía intentar encender un fuego. 

En el Diario de Navegación faltaban todas las páginas a excepción de la primera y la última. Ésta, que llevaba fecha de 11 de noviembre de 1762, recogía que llevaban atrapados en el hielo 17 días,  el fuego se había extinguido y  el hijo del Maestre había muerto aquella mañana.

Aparentemente el capitán del Octavius había decidido encontrar el legendario  “paso del noroeste”, lo que al parecer logró  de modo póstumo.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • EL BATEL
    -F: ¡Hola, compañeros!… ¿Qué pasó? -C: Por aquí ya ves, nada nuevo, y tú… ¿Qué te traes? -F: Pues nada de particular, aunque en honor a la verdad, ayer estuve en San Vicente, y vine con un poquitín de mal sabor de boca, y cierta envidia, al ver lo burros que fuimos por […]
  • LA CASA ROJA | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    Si hay un lugar en el Oriente de Asturias que fue transformado por los indianos llenándolo de villas y palacetes, repletos de poderosas torres, monumentales fachadas, cúpulas de ensueño y exóticos y exuberantes jardines con sus indispensables palmeras, magnolias y buganvilias, fue Colombres. Y entre aquellos emigrantes de la capital […]
  • AÑO 2012, LOS ESTANQUES DEL PASEO
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” Desde que se remodeló el Parque de Posada Herrera, convirtiéndolo en un espacio funcional, una suerte de plaza, lo he atravesado en contadas ocasiones. La razón, como se pueden imaginar, es sentimental. Me produce nostalgia los cambios en la fisonomía del lugar, al que […]
  • ¿SABÉIS CUÁL FUE LA PRIMERA SASTRERÍA DE LLANES?
    En Llanes, existieron sastrerías de primer orden, traemos hoy la que podría haber sido la primera: la “Moderna Sastrería Sobrado”. Fundada en 1838, según recogía su publicidad, estaba sita en el número uno de la Plaza Mayor, después Parres Sobrino, donde hoy se encuentra “Aramburu”.  Este negocio, que se distinguía […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad