ESCRIBANO, NOTARIO, ARMADOR Y MARINERO

por

Siempre he leído que don Francisco García Ruenes, uno de los personajes llaniscos más populares del siglo XIX, al que conocían como “Fallo”, ejercía como escribano, notario, armador y marinero, y que cumplía a la perfección con todas la exigencias de estas profesiones y oficios.

Y por esa ejecución excelente de tantos y variados trabajos siempre me he preguntado: ¿De dónde sacaría el tiempo don Francisco?

Leyendo unos  antiguos artículos de Demetrio Pola,  publicados en “El Oriente de Asturias”, encontré la respuesta.

A través de las líneas de aquel poeta y literato llanisco me fue fácil imaginar a Don Francisco con su aspecto rudo, característico de un verdadero hombre de mar, de un hijo de mareante, levantándose a las 3 de la madrugada para despachar los asuntos del juzgado y de la notaría con gran rapidez, ya que era un magnífico redactor y no se iba por las ramas. 

Sobre las 9 entregaría los papeles a sus oficiales para que los pasaran a limpio, y él quedaría libre para irse al arenal, que luego sería la dársena, para construir barcos. Allí, se dirigiría los días de buen tiempo, los otros trabajaría en el atrio de la Capilla de Santa Ana. Tampoco, es difícil fantasear con verlo calentar el alquitrán en un gran pote, calafatear y pintar, y siempre acompañado por su “lugarteniente”, Silvestre Peláez.

En aquella suerte de dique construyó el patache “San Francisco”, “El Carrocedo”, el quechamarín “Magdalena” y la gran lancha “Las Lindes”.

Después, tocaría comer, y luego, si el tiempo y la mar lo permitían, desatracaría su bote del muelle para irse a pescar, siempre solo. 

Al caer la tarde regresaría a tierra, a veces con capturas y otras sin ellas, y se pasaría por el cajón del puente del viejo zapatero Juan de Cue, “ el Cíano”, del que era muy amigo.

Al anochecer, como no podía ser de otra manera, se iría a descansar para volver al tajo a las 3 de la madrugada.

También, recoge Pola que el mayor placer de “Fallo” era dar trabajo, que pagaba muy bien y a la semana, por lo que se le quería y respetaba.

Y cuentan que esa fue la principal razón por la cual construyó un gran edificio sobre el pozo del Alloral y otros sobre los peñascales del Fuerte, los cuales quedaron destruidos por las olas.

 

Imágenes, “El Oriente de Asturias” y Archivo Fernando Suárez Cue

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • Regulación flexible y seguridad en las procesiones: un vistazo a las ordenanzas de Llanes de 1877
    De las Ordenanzas de la Villa y Término Municipal de Llanes de junio de 1877, cuyo fin era que a todos fueran útiles y en las que destacaba su interés por ser un tanto flexibles, ya que pretendían que las prohibiciones no fueran muy extensas para evitar que, a cada […]
  • EL BATEL
    -F: ¡Hola, compañeros!… ¿Qué pasó? -C: Por aquí ya ves, nada nuevo, y tú… ¿Qué te traes? -F: Pues nada de particular, aunque en honor a la verdad, ayer estuve en San Vicente, y vine con un poquitín de mal sabor de boca, y cierta envidia, al ver lo burros que fuimos por […]
  • LA CASA ROJA | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    Si hay un lugar en el Oriente de Asturias que fue transformado por los indianos llenándolo de villas y palacetes, repletos de poderosas torres, monumentales fachadas, cúpulas de ensueño y exóticos y exuberantes jardines con sus indispensables palmeras, magnolias y buganvilias, fue Colombres. Y entre aquellos emigrantes de la capital […]
  • AÑO 2012, LOS ESTANQUES DEL PASEO
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” Desde que se remodeló el Parque de Posada Herrera, convirtiéndolo en un espacio funcional, una suerte de plaza, lo he atravesado en contadas ocasiones. La razón, como se pueden imaginar, es sentimental. Me produce nostalgia los cambios en la fisonomía del lugar, al que […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad