LA CAPILLA DE LA “VIRGEN DE LOS INDIANOS” | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR

por

A finales del siglo XIX, el pueblo de la Pereda necesitaba una iglesia, por lo que dos de sus hijos, que habían emigrado a México, Diego Bustillo Fernández y Francisco Bustillo Galguera, hermanos de padre, compraron un terreno de trece áreas en la vega de San Roque y lo cedieron para que se levantase un templo católico bajo la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, que se inauguraría el 2 de agosto de 1907, habiendo sido trasladada la imagen de la Virgen de la antigua capilla a la nueva el 21 de noviembre del año anterior.

Asimismo, los benefactores corrieron con el importe total de las obras, que encomendaron a Juan Sordo Mijares. El arquitecto llanisco alzó un edificio sencillo de 25 metros de largo, 14 de ancho y 12 de alto, sobre el cual elevó una airosa torre, en la que se colocaron tres campanas. 

En su origen la capilla tenía tres altares, exhibiendo el mayor una cuadro de Nuestra Señora de Guadalupe, pintado en México por el artista español Escudero y Espronceda; en el de la derecha destacaba la imagen de San Diego, y en la izquierda la efigie de San Hilario. Tanto los altares como las imágenes desaparecieron durante la Guerra Civil.

En el interior del presbiterio y bajo  el pavimento existe una cripta que sirve de panteón a la familia Bustillo.

En memoria de los mecenas, se colocó una placa de mármol sobre el arco de la entrada principal, la cual, 117 años después, todavía se conserva, y que reza: “Capilla erigida en honor a la Santísima Virgen de Guadalupe, a devoción y expensas de los hermanos Don Diego Bustillo Fernández y don Francisco Bustillo Galguera, hijos de este pueblo. Año 1906”.

De conformidad con el Censo de emigrantes hacia América Latina, Diego Bustillo Fernández era hijo de José Manuel Bustillo Sobrino y Magdalena Fernández Pérez, había nacido en la Pereda en el año 1849 y con 15 años de edad emigró a México. 

Y según recoge “El Oriente de Asturias” , fundó con sus hermanos casas mercantiles y construyó edificios como el magnífico “Teatro Colón”. Incluso, editó y dirigió un periódico “El Pabellón Español”, que daba noticias de España y defendía sus intereses, el cual le dió más disgustos que alegrías.

Fruto de tanto trabajo adquirió una sólida fortuna que le permitió retirarse a Llanes, transcurriendo en esta villa los últimos años de su vida sin faltar asiduas visitas a su localidad natal, en la que siempre sembró el bien sin ostentación. 

Falleció, sin descendencia, en Llanes el 21 de septiembre de 1912, contaba con 62 años.

Además de la capilla de la Guadalupe, construyó también don Diego, al lado de la capilla, una escuela mixta que cedería al Estado.

Imágenes, Valentín Orejas

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • EL BATEL
    -F: ¡Hola, compañeros!… ¿Qué pasó? -C: Por aquí ya ves, nada nuevo, y tú… ¿Qué te traes? -F: Pues nada de particular, aunque en honor a la verdad, ayer estuve en San Vicente, y vine con un poquitín de mal sabor de boca, y cierta envidia, al ver lo burros que fuimos por […]
  • LA CASA ROJA | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    Si hay un lugar en el Oriente de Asturias que fue transformado por los indianos llenándolo de villas y palacetes, repletos de poderosas torres, monumentales fachadas, cúpulas de ensueño y exóticos y exuberantes jardines con sus indispensables palmeras, magnolias y buganvilias, fue Colombres. Y entre aquellos emigrantes de la capital […]
  • AÑO 2012, LOS ESTANQUES DEL PASEO
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” Desde que se remodeló el Parque de Posada Herrera, convirtiéndolo en un espacio funcional, una suerte de plaza, lo he atravesado en contadas ocasiones. La razón, como se pueden imaginar, es sentimental. Me produce nostalgia los cambios en la fisonomía del lugar, al que […]
  • ¿SABÉIS CUÁL FUE LA PRIMERA SASTRERÍA DE LLANES?
    En Llanes, existieron sastrerías de primer orden, traemos hoy la que podría haber sido la primera: la “Moderna Sastrería Sobrado”. Fundada en 1838, según recogía su publicidad, estaba sita en el número uno de la Plaza Mayor, después Parres Sobrino, donde hoy se encuentra “Aramburu”.  Este negocio, que se distinguía […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad