LA GRAN GALERNA | AÑO 1961

por

El miércoles, día 12 de Julio de 1961, quedará en los anales de la historia del Cantábrico, como el recuerdo de una de las tragedias más indeleble de nuestro sector pesquero, debido a que se produjo una de las galernas más destructoras de nuestra historia 

Como punto de partida diremos que la galerna es un fenómeno meteorológico, que, debido a las peculiares características de nuestras costas, solo se da en el Cantábrico, siendo usual de las costas de Asturias, Cantabria y País Vasco, y ocurre al encontrarse dos corrientes de aire, una compuesta de un caliente viento del sur o suroeste, y la otra un viento muy húmedo y frío del noroeste.

El viento del sur al encontrarse con la cordillera cantábrica se eleva para descrestarla, creando una especie de succión sobre la zona que se encuentra al norte de esta. Si en ese momento, coincide con la entrada de un noroeste frío, la cordillera lo obliga a rolar hacia  este, en una acción combinada de ambos vientos que empiezan a girar en una especie de espiral, que crea la aparición de la denominada galerna, que se precipita en un periodo inferior a dos horas, oscureciendo rápidamente el cielo, con una brusca caída de la temperatura (entre 12ºC y 14ºC), con vientos muy fuertes, de entre 40 y 50 nudos (es decir fuerza 9 en la escala Beaufort), de intensísimas ráfagas que superan ampliamente esta velocidad, lluvia torrencial y enarbolando la Mar hasta presentarla totalmente blanca de espuma. Una dantesca imagen que horroriza como si fuera el mismísimo infierno.

Este fenómeno, en sí, no es de larga duración en el tiempo, ya que a menudo dura pocas horas, aunque sus efectos son siempre devastadores, pero en aquel caso, comportándose de una manera inusual y extraordinaria, las condiciones extremas de la Mar se prolongaron durante tres días, de forma que la lucha por regresar a puerto se produjo en pésimas condiciones.

El día anterior, o sea, el martes 11 de julio el boletín diario del Servicio Meteorológico Nacional, perteneciente al entonces Ministerio del Aire, publicaba así su predicción para el día siguiente: 

“Un frente nuboso cruzará rápidamente la Península penetrando por Galicia. A su paso se producirán chubascos, en ocasiones tormentosos, y se intensificarán los vientos racheados. Posteriormente, las temperaturas experimentarán un apreciable descenso. Hay riesgo de temporal del norte en el área de Finisterre, y más tarde en el Cantábrico y Vizcaya” 

La advertencia no resultó eficaz, porque pocos barcos contaban por aquellos tiempos que radios fiables (los famosos “chivatos”).

Transcurrido el tiempo, hoy día hay muchos marineros que, debido a su edad, no vivieron aquellos dramáticos momentos ni las condiciones en las que se produjeron, pues aparte de la enorme y salvaje furia de la Mar, la fragilidad de sus lanchas y barcos y las casi inexistentes previsiones meteorológicas de esos tiempos, dieron como resultado una serie de datos totalmente estremecedores.

La Mar se cobró, en toda la Cornisa Cantábrica, con la vida de 83 pescadores muertos, de los cuales, el mayor tributo fueron los 34 gallegos y los 23 asturianos (entre San Juan de La Arena y Avilés sumaron 20 muertos o desaparecidos), seguidos por las 15 almas entregadas por vascos y cántabros, dejando un total la desoladora y triste de 53 viudas y 126 huérfanos. Fueron 83 los pescadores muertos en toda la 

Ahora bien, la circunstancia que contribuyó, probablemente, a aumentar la tragedia, en que esos días estaban los barcos faenando en plena campaña del bonito, con muchos barcos de bajura, de los que habitualmente entran todos los días a puerto con sus capturas.

Muchas embarcaciones se encontraban haciendo mareas más largas a más de dos días de tierra firme y como hemos dicho la galerna se desencadenó básicamente, durante la noche del día 11 al día 12, sorprendiendo a muchos de los pescadores pues se encontraban descansando tras una dura, pero tranquila, jornada de pesca, 

Las malas condiciones de la Mar no dieron tregua durante todo ese tiempo, convirtiendo en titánica y desesperada la lucha por alcanzar un puerto de refugio.

La galerna de 1961 se pudo leer en los periódicos del 10 de julio de 2011, ya que, “cambió el diseño de los buques de pesca, erradicó los barcos con máquinas de vapor en el Cantábrico y llevó a que las autoridades españolas de la época se tomaran algo más en serio aquello de las predicciones meteorológicas y de los sistemas de seguridad en la flota”.

Pero si algún recuerdo positivo ha dejado, tal como aparece reflejado en la misma crónica, es “la solidaridad mostrada por la gran familia marinera”, tanto en la Mar, que posibilitó el rescate de buen número de náufragos, como en tierra, al compartir el dolor con los familiares de las víctimas y contribuir así a aliviarlo.

 En su mayor apogeo, la galerna presentó olas de más de diez metros y vientos de hasta 150 kilómetros por hora, provocando el hundimiento a una serie de barcos como fueron el “Águila del mar” (de doce hombres solo dos supervivientes), el avilesino “La Fea”, con ocho víctimas, el “Campo Eder” con tres, el “Josefina Rodríguez” de Candás, o el “Hermanos Rentería”, entre otros.

En algunos casos, por el contrario, todos los pescadores del “Padre Nazareno”, de San Juan de la Arena, lograron salvarse, aunque se hundiera el barco, al ser rescatados por un pesquero francés.

Respecto a nuestro puerto, se lamentó la pérdida del pesquero “Peñil” de Niembro, con una víctima, el pescador Benjamín Llaca Suances

Días después, al padre de tan desafortunado marinero, el señor Dn. Antonio Llaca del Toro, la entrega del denominado “Socorro inmediato”, consistente en la cantidad de 16.500 ptas., para posteriormente entregarle la cantidad equivalente a dos años de salario.

Han pasado ya más de 60 años, pero el recuerdo de la tragedia es indeleble en la memoria del sector pesquero, de familiares y compañeros de los desaparecidos, así como los supervivientes.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

2 Comentarios

  1. Rosana

    Muchas gracias por los datos. Una historia muy importante; lo siento por todas esas personas fallecidas. A título personal le tengo mucho respeto a la mar.

    Responder
  2. Mar

    Gracias por recordar ese terrible día. Yo no había nacido, mis hermanos mayores sí, y mi padre vivió en la mar ese horror. Nunca logré que ni él ni mi madre me hablaran de lo que sintieron, solo sé que mi padre veía la película «La tormenta perfecta» y lloraba. Un abrazo.

    Responder

Deja un comentario

  • EL BATEL
    -F: ¡Hola, compañeros!… ¿Qué pasó? -C: Por aquí ya ves, nada nuevo, y tú… ¿Qué te traes? -F: Pues nada de particular, aunque en honor a la verdad, ayer estuve en San Vicente, y vine con un poquitín de mal sabor de boca, y cierta envidia, al ver lo burros que fuimos por […]
  • LA CASA ROJA | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    Si hay un lugar en el Oriente de Asturias que fue transformado por los indianos llenándolo de villas y palacetes, repletos de poderosas torres, monumentales fachadas, cúpulas de ensueño y exóticos y exuberantes jardines con sus indispensables palmeras, magnolias y buganvilias, fue Colombres. Y entre aquellos emigrantes de la capital […]
  • AÑO 2012, LOS ESTANQUES DEL PASEO
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” Desde que se remodeló el Parque de Posada Herrera, convirtiéndolo en un espacio funcional, una suerte de plaza, lo he atravesado en contadas ocasiones. La razón, como se pueden imaginar, es sentimental. Me produce nostalgia los cambios en la fisonomía del lugar, al que […]
  • ¿SABÉIS CUÁL FUE LA PRIMERA SASTRERÍA DE LLANES?
    En Llanes, existieron sastrerías de primer orden, traemos hoy la que podría haber sido la primera: la “Moderna Sastrería Sobrado”. Fundada en 1838, según recogía su publicidad, estaba sita en el número uno de la Plaza Mayor, después Parres Sobrino, donde hoy se encuentra “Aramburu”.  Este negocio, que se distinguía […]

  • All
  • Por : Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad