«Está mal situada, debería haberse levantado antes de la entrada al puerto pesquero, frente a Peña Preciada» En 77 años se instalaron en Llanes tres portillos de cierre que generaron controversia

GUILLERMO F. BUERGO LLANES. Martes, 13 marzo 2012

El puerto y la marinería de Llanes tienen una larga tradición y como primer reconocimiento histórico se recurre a un documento del monasterio de Valdediós que en el siglo XIII tenía derecho a la décima parte del portazgo. En 1357 un barco llanisco que trasladaba mercancía a Flandes entraba de arribada al puerto inglés de Sandwich y entre 1523 y 1528 hay varias noticias de la presencia de barcos y marineros llaniscos, acompañados por embarcaciones gallegas, pescando en aguas irlandesas. La vocación marinera de Llanes es importante y no se corresponde con el tratamiento que a lo largo de los años se ha otorgado a sus infraestructuras portuarias.

El primer proyecto serio para intervenir en el puerto de Llanes data de 1872 y recogía tres aspectos fundamentales: mejoras para la entrada y salida de las lanchas; obras encaminadas a garantizar la seguridad, y actuaciones para perfeccionar las instalaciones interiores y facilitar la carga y descarga de la pesca y mercancías. Y de todas las obras llevadas a cabo a lo largo de la historia, las que mayor controversia generaron hacen referencia a la construcción de las compuertas. Hasta hoy se construyeron tres: una en el año 1934, que nunca entró en funcionamiento; otra, a principios de la década de los noventa del siglo XX, que casi siempre estuvo inoperativa, y la última, finiquitada hace apenas cuatro meses y que el pasado jueves era el centro de una gruesa polémica entre el Principado y el Ayuntamiento de Llanes.

La compuerta de 1934, situada al Sur de la playa del Sablín, obedecía a un proyecto del ingeniero José María Aguirre y fue construida por Bienvenido Alegría, maestro de obras gijonés. Levantada en un 99% nunca estuvo operativa porque no se colocaron los motores en un periodo anterior y posterior a la Guerra Civil. El escritor llanisco José García Martínez hablaba de ella, en 1987, como un «monumento u homenaje a la chapuza nacional».

La tercera compuerta, la de la polémica actual, comenzaban a instalarla el 10 de noviembre de 2011 y era la guinda del pastel a la construcción del puerto deportivo llanisco bajo un proyecto de 3,7 millones de euros, que se adjudicó a la empresa Sato. Y el pasado jueves, con olas de siete metros, los pescadores profesionales lanzaban la voz de alarma. El patrón mayor de la cofradía llanisca, Ángel Batalla, advertía de que «cuando en días de temporal se cierra la compuerta del nuevo puerto deportivo, las olas rebotan contra el cierre y las contraolas que se originan acaban introduciéndose en el puerto donde se encuentran nuestras embarcaciones profesionales, que acaban siendo golpeadas». Los daños ocasionados el pasado jueves se concretaron en la rotura de los cabos y en la desintegración de las anillas de amarre. Pero una docena de embarcaciones que estaban allí fondeadas tuvieron que alinearse de costado en el centro de la rada para protegerse mutuamente y no sufrir mayores desperfectos. Algunas lanchas optaban por entrar en el puerto deportivo y la alcaldesa de Llanes, Dolores Álvarez Campillo, «para evitar mayores desgracias», ordenó que se abriera la mencionada compuerta. Y, a partir de aquí, se armó la marimorena.

Al día siguiente, la Dirección General de Puertos del Principado, emitía un duro comunicado en el que advertía de que iba a «investigar la apertura de la compuerta de Llanes en pleno temporal» y más adelante apuntaba a que «según parece la alcaldesa habría ordenado la actuación contra lo que prevé el protocolo de funcionamiento, poniendo en peligro la integridad de las instalaciones y la seguridad de las embarcaciones». Sin olvidar que «la alcaldesa carece de autoridad para gestionar el uso de los mecanismos y tomar decisiones sobre el puerto».

«Precedente gravísimo»

Mientras tanto, Batalla pedía más obras en el muelle: «La construcción de un contradique para compensar el rebote del agua». Y algunos marineros explicaban que la compuerta «está muy mal situada, debería haberse levantado frente a Peña Preciada, antes de la entrada al puerto pesquero, y así protegería a las dos instalaciones».

Y hoy va a continuar el alboroto suscitado por la compuerta porque el director general de Puertos, José Javier González, tiene citado en Oviedo a Emilio Obeso, presidente del Club Marítimo de Llanes, para «aclararle cuál debe ser el protocolo de actuación en el caso de temporales en Llanes». Y el viceconsejero de Infraestructuras, Juan Vega, no se olvidaba de la alcaldesa, que «forzando a quien tiene la llave de la compuerta, en un precedente gravísimo, pudo originar una catástrofe».

Content retrieved from: https://www.elcomercio.es/v/20120313/oriente/compuertas-polemica-llanes-20120313.html.

 Foto facilitada por Valentín Orejas. (Circa. 1970)

432
SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar