NO ERA UNA ROCA CUALQUIERA

por

La famosa Peña Redonda, que tanto se nombra en historias de nuestro puerto, ocupaba bastante espacio en el lugar de la dársena donde se solían poner las lanchas sobre el muelle.

A marea baja parecía tener cierta opulencia, era como, decía Ángel Pola, un castro en la marisma.

A marea llena adquiría la categoría de isla, a la que el “México”, el “Rosario” y el”Gaitero”se amarraban.

Y, también, el día de la Salea, para disfrutar del tradicional refresco, a ella se aseguraba la lancha capitana, mientras se cantaba:

 

“Ay marinerito

sácame del agua

que no quiero morir

de muerte tan amarga”

 

Fuente, El Oriente de Asturias

Imagen, Archivo Fernando Suárez Cue

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • All
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad