No todos son ideales

por

Era mi intención hablaros de los mejores pescados que deberíamos introducir asiduamente en nuestra dieta, pero he decidido dejarlos para otra ocasión y hablar de los peores pescados que podemos en nuestro plato, así que vamos a ello.

Aunque la a OCU (Organización de Consumidores y usuarios), publicó un estudio sobre contaminantes en los filetes de pescado provenientes del Sudeste asiático, que destacaba la presencia de mercurio y de “trifluoralina” (un herbicida prohibido en la Unión Europea), quiero dejar ante todo y muy claro que nuestras Autoridades Sanitarias, antes de su importación, estos pescados son controlados por dichas autoridades en los puestos de inspección fronterizos, donde se comprueba que proceden de países y establecimientos autorizados por la Unión Europea, y que se cumple su legislación. Pero como hecha la Ley, hecha la trampa… ¡Pues eso!

Cuando en algunos colegios, residencias (sean de estudiantes o geriátricas), o en ciertos restaurantes, ofrecen un rico y fresco pescado blanco se deberían disparar todas nuestras alertas cerebrales de supervivencia, pues es posible, si el establecimiento no es de toda confianza, que en la mesa se presenten unos grandes y bien rebozados filetes de “panga”, “tilapia” “perca”, o “bagre vietnamita”.

Estos cuatro tipos de pescado blanco (muy baratos, de ahí el problema), se han ganado a pulso su mala fama, pues además de que resultan una comida insípida y aburrida, por lo que se suelen rebozar, para darles algo más de sabor, nos encontramos con unas carnes que tiene muchas menos propiedades nutricionales que otros tipos de pescados

La panga: Es el nombre común que recibe un pescado de agua dulce (Pangasius hypophthalmus), que mide aproximadamente un metro y su forma recuerda a la del tiburón. 

Es un pescado blanco y procede de los grandes ríos de la zona de Vietnam, Malasia, Tailandia y de la Península Malaya., sobre todo la importada desde el rio Mekong, en el sudeste asiático, que se trata de una corriente fluvial con muy mala fama por dos aspectos: la contaminación que recibe y las historias de intoxicaciones por parásitos que se contraen por el gusto que tienen en la región por el pescado crudo.

De todas formas, y repito, es importante explicar que, cuando llegan a nuestro país, han superado los más estrictos exámenes de sanidad y, por tanto, su consumo es seguro.

Eso sí, en cuanto a valores nutricionales, la panga no tiene interés con respecto a otras especies de pescado, ya que si, por ejemplo, la comparamos con una merluza, la panga tiene un 50% menos de proteínas y entre un 60% y un 80% menos de ácidos grasos poliinsaturados, y saldría todavía mucho peor parado si lo comparásemos con otras especies de pescado azul, que se caracterizan por contener un alto contenido en grasas cardiosaludables, y es por esa razón que los expertos sugieren que la diferencia de precio no compensa los beneficios que supone para nuestra salud el consumir otros tipos de pescados mas ricos en cuanto a nutrientes, como los que podemos encontrar a partir de nuestra Rula.

Tilapia del Nilo Especie bien conocida como pescado comestible en el Antiguo Egipto el color oscuro de su carne no resulta agradable para muchos consumidores máxime con la reputación que tiene el pez de ser un «pez basura 

Los machos pueden llegar alcanzar los 60 cm de longitud total y los 4,324 kg de peso

Nutricionalmente pobre comparada con nuestros pescados ya que una porción de tilapia (84 gramos), contiene 135 miligramos de ácidos grasos omega-3, una porción igual de salmón cuenta con más de 2.000 miligramos. ¡No hay más preguntas señoría!

Percas del Nilo.  La que consumimos en España suele proceder del lago Victoria, una enorme extensión de agua que conecta tres países africanos: Uganda, Kenia y Tanzania. 

Este ecosistema no pasa, desde luego, por su mejor momento: la vida se ha visto comprometida en él por la sobrepesca y por la contaminación derivada de la explotación económica abusiva. Su valor energético es realmente bajo, apenas tiene 90 kilocalorías por cada 100 gramos. Por esta razón, suele ser un pescado utilizado en dietas de adelgazamiento. Una de las razones por las que este pescado tiene tan pocas calorías es por su bajo contenido en grasa: poco más de 1,5 gramos en la misma cantidad.

Bagre vietnamita. Dependiendo de la especie nos podemos encontrar con algunos tamaños diferentes que van desde los 50 centímetros hasta los 2 metros de longitud. Realmente pueden llegar a ser muy grandes, pero como ya hemos dicho, proviene de una de las zonas donde los ríos se cuentan entre los más contaminados del planeta.

En cuanto al peso, nos lo encontramos entre los 5 kilogramos y los 200. El pez bagre más grande jamás registrado tenía unas dimensiones de 3 metros de longitud y 250 kilos.

 

Nos podríamos extender sobre este tema ocupando folios y folios, pero cuando nos encontramos, en una zona pesquera, donde sus profesionales cuidan y consiguen para nosotros los mejores frutos que la Mar puede ofrecer, creo que es perder el tiempo el pensar en esos pescados, si no es por curiosidad y ánimo de aprender, para saber que lo nuestro es infinitamente superior

Ya lo cantaban los que nos precedieron, pues yo lo oí, cuando decían

“Vale más un marinero con un remu en la mano, 

que cincuenta señoritos por el muelle paseando”.

Buena mar y hasta la vista amigos.

Fernando Suárez Cué

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • All
  • Por : Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad