Contaba Vicente Pedregal, en “El Oriente de Asturias”, que el último marinero del antiguo “Gremio de Mareantes” fue  Pepe Apunta, al que llamaban “El Estrellu”, y que murió nonagenario. Lo recordaba, además de  como entusiasta de su oficio, siempre relatando anécdotas. Añadiendo que había sido tripulante del “Soberano”, al que ponderaba sus condiciones marineras, y que salió a la mar hasta poco antes de morir. También, ejercía como marinero de ribera, ayudando en la construcción de botes y chalupas.

Vivía en la calle Mayor, enfrente de la casa de Juan Pariente, donde se hospedó Carlos I, y  a la habitación más arreglada de su casa la llamaba “La Gabineta”.

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad