SUS PALABRAS PROPIAS

por

Las gentes de la mar emplean voces muy peculiares que no se usan en tierra, reflejando esa suerte de lenguaje una agudeza en el modo de expresarse, riqueza de vocabulario y facilidad para crear sinónimos, incluso bien determinados en tierra.

Por ejemplo, la distancia en el barco no se mide en kilómetros sino en millas; y la velocidad en nudos.  Derecha e izquierda, por estribor y babor; Parte delantera y trasera, por proa y popa.

Asimismo, se dice halar y no tirar; izar, por elevar o hacer subir algo, a lo contrario arriar; arrollar, en lugar de enrollar; tesar, y no tensar; gobernar, por dirigir; pasajero y no viajero.

También, hay voces que no tolera el buen hablar marinero, como remar por bogar; mástil, para decir palo; cuerda por cabo; cabina y no camarote.

Además, tienen flexibilidad para construir verbos: nortear, lestear, pilotear, maestrear, patronear…

Y como final de estas breves líneas, merece destacarse la forma de referirse al mar. Nunca he escuchado a ningún marinero decir el mar, siempre la mar, para ellos tiene género femenino, también es así en francés, catalán y valenciano, aunque en latín es neutro.

En español, el diccionario afirma que es ambiguo, y así lo refleja el “Poema del Mio Cid”: 

….Las gentes africanas – fueron luego juntadas,

al puerto de la mar – fueron todas llegadas

e del otra parte a ojo han el mar….

Y en masculino, podemos citar al Arcipreste de Hita:

….Estrella del mar, puerto de folgura… 

Sin embargo, en el romance del “Conde Arnaldos”:

….Por la mar ando, Señora, hecho un terrible corsario…

Y en los refranes como en las locuciones adverbiales se prefiere el género femenino:

Pelillos a la mar; a la mar, madera; plantar pinos en la mar; quien no sepa rezar métase en la mar….

Imagen, Valentín Orejas

Fuentes:

 “Llanes y la mar”

“El lenguaje marinero”

 

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • EL BATEL
    -F: ¡Hola, compañeros!… ¿Qué pasó? -C: Por aquí ya ves, nada nuevo, y tú… ¿Qué te traes? -F: Pues nada de particular, aunque en honor a la verdad, ayer estuve en San Vicente, y vine con un poquitín de mal sabor de boca, y cierta envidia, al ver lo burros que fuimos por […]
  • LA CASA ROJA | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    Si hay un lugar en el Oriente de Asturias que fue transformado por los indianos llenándolo de villas y palacetes, repletos de poderosas torres, monumentales fachadas, cúpulas de ensueño y exóticos y exuberantes jardines con sus indispensables palmeras, magnolias y buganvilias, fue Colombres. Y entre aquellos emigrantes de la capital […]
  • AÑO 2012, LOS ESTANQUES DEL PASEO
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” Desde que se remodeló el Parque de Posada Herrera, convirtiéndolo en un espacio funcional, una suerte de plaza, lo he atravesado en contadas ocasiones. La razón, como se pueden imaginar, es sentimental. Me produce nostalgia los cambios en la fisonomía del lugar, al que […]
  • ¿SABÉIS CUÁL FUE LA PRIMERA SASTRERÍA DE LLANES?
    En Llanes, existieron sastrerías de primer orden, traemos hoy la que podría haber sido la primera: la “Moderna Sastrería Sobrado”. Fundada en 1838, según recogía su publicidad, estaba sita en el número uno de la Plaza Mayor, después Parres Sobrino, donde hoy se encuentra “Aramburu”.  Este negocio, que se distinguía […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad