Tomar «las 11» con otros mariscos. Las Espardeñas

por

“Espardeña”

Su etimología es de procedencia catalana bajo cuya denominación “espardenya” (alpargata), deriva la palabra “espardenyer” (alpargatero). 

También llamado “Pepino de Mar”, “Cohombro de Mar” o “Llongo” (Stichopus regalis), es un equinodermo (como los erizos y estrellas de mar), que pertenece a la clase de las holoturias, y cuyo hábitat, se encuentra en fondos arenosos, en fondos formados por piedras. o en grietas de paredes rocosas, en a profundidades que oscilan entre 1 m. y 400 m. Son animales eminentemente solitarios, aunque a veces es posible encontrarlos en grupos pequeños de varios ejemplares. Se alimentan, filtrando el agua y la arena, de pequeñas partículas en suspensión o sedimentadas.

La blanca carne de esta especie es apreciadísima para recetas de alta cocina, por su sabor y su escasez en el mercado, ya que se pesca en pequeñas cantidades. Muy preciada y cotizada en Cataluña, su elevado precio se justifica por el arte de pesca que su captura precisa, debiendo dedicarse exclusivamente a ella con artes de arrastre y dragas especiales sobre fondos fangosos para esta especie, no estando dicha pesca demasiado regulada ni tiene determinada una talla mínima legal.

Espardeñas al natural

Su origen en la gastronomía española se inicia en las humildes cocinas de los pescadores de la Costa Brava, Baleares y Valencia, pues era, antiguamente un plato que sólo apreciaban los hombres de la Mar de estas zonas (que yo sepa, en nuestras costas no se conocen), aunque creo que solo en Cataluña es posiblemente donde se consumen habitualmente. pues es en esta zona donde su consideración gastronómica es muy alta, con el resultado de que hoy en día, habiéndose dado a conocer y aumentado exponencialmente su demanda, resulta un plato hasta cierto punto prohibitivo, ya que su precio ronda constantemente alrededor de los 140 euros el kilo.
Siempre, por supuesto condicionados por las pequeñas cantidades que se pescan, pues lo cierto es que las “espardeñas” son difíciles de conseguir.

Algunos ejemplares albergan en su interior un parásito parecido a un gusano, aunque se trata del pez “rubioca” (denominado en catalán “pamfort”) y que se alimenta de sus órganos sexuales. Cuando la espardeña se siente incómoda por la presencia de estos parásitos, se desprende de sus propias vísceras, las cuales posteriormente se le regeneran.

Pez rubioca

Para consumirlo, es necesario deslizar la hoja de un cuchillo por uno de los laterales hasta llegar a la vaina que contiene el “gajo”, de color blanco, carne blanda y aspecto de grueso gusano y que es la parte más apreciada. Extraerlo y limpiarlo bien, ya que se trata de la parte comestible, desechando el resto de la estructura. Para ello se corta el animal por la mitad longitudinalmente, y abierto en forma de libro, se recortan los dos extremos (son las partes más duras), y se limpia bien raspándolo ligeramente con el contrafilo del cuchillo, para quitarle el tubo digestivo y restos de arena que pueda tener. Luego se le hace un lavado con agua, y a preparar.

Espardeñas a la plancha

Presentan una textura y sabor muy gustoso, suave y pronunciado, que puede recordar al calamar grande o a las navajas (aunque éstas son más tersas), por su alargada forma y sobre todo por su sabor cuando se hacen a la plancha. Las recetas tradicionales de los pescadores mediterráneos proponen comerlas con arroz, cocinadas con sofrito, salteadas con ajo y perejil, a la plancha o a la brasa, en arroces caldosos o en recetas de platos denominados en Cataluña como «mar y montaña», una especialidad de la cocina catalana que tiene su origen en el Ampurdán (Gerona), y que consisten en unir frutos del Mar con los de la tierra, como el pescado, el marisco o las algas con todo tipo de carnes y setas, como podrían ser, pollo con langosta, sepia con albóndigas, pies de cerdo con cigalas, calamares rellenos de carne, arroz mixto….

Como veis, hay diversas maneras de prepararlas, pero yo sigo diciendo lo mismo, las “alpargatas”, a la plancha, y con la cantidad justa de sal, es un exquisito bocado que no te admite ni el limón, al que tan aficionado es mucha gente.

Saludos.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • Regulación flexible y seguridad en las procesiones: un vistazo a las ordenanzas de Llanes de 1877
    De las Ordenanzas de la Villa y Término Municipal de Llanes de junio de 1877, cuyo fin era que a todos fueran útiles y en las que destacaba su interés por ser un tanto flexibles, ya que pretendían que las prohibiciones no fueran muy extensas para evitar que, a cada […]
  • EL BATEL
    -F: ¡Hola, compañeros!… ¿Qué pasó? -C: Por aquí ya ves, nada nuevo, y tú… ¿Qué te traes? -F: Pues nada de particular, aunque en honor a la verdad, ayer estuve en San Vicente, y vine con un poquitín de mal sabor de boca, y cierta envidia, al ver lo burros que fuimos por […]
  • LA CASA ROJA | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    Si hay un lugar en el Oriente de Asturias que fue transformado por los indianos llenándolo de villas y palacetes, repletos de poderosas torres, monumentales fachadas, cúpulas de ensueño y exóticos y exuberantes jardines con sus indispensables palmeras, magnolias y buganvilias, fue Colombres. Y entre aquellos emigrantes de la capital […]
  • AÑO 2012, LOS ESTANQUES DEL PASEO
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” Desde que se remodeló el Parque de Posada Herrera, convirtiéndolo en un espacio funcional, una suerte de plaza, lo he atravesado en contadas ocasiones. La razón, como se pueden imaginar, es sentimental. Me produce nostalgia los cambios en la fisonomía del lugar, al que […]

  • All
  • Por : Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad