ÁNGELA RUENES, que ejercía como acreditada partera

por

En los tiempos en que los llaniscos no nacían en las clínicas de maternidad, se contaba en la villa y si hacía falta también en los pueblos del Concejo, con la tía Ángela, que ejercía como acreditada partera.

Era esposa de marinero, y madre de Isabel, la cual se casó con Manuel Batalla, el patriarca de ese popular clan.

Ángela, que vivía, junto a su marido Martín Bustillo y sus hijos, en una casa en el Cueto que tiene una escalera exterior de piedra, destacaba un carácter rebosante de alegría y generosidad.

Era una implacable defensora de la Guía, cuentan que a los recién nacidos les cantaba estrofas de ese Bando compuestas por ella, sin importarle si la familia militaba en el de la Magdalena o San Roque.

Entre las canciones, que se le adjudican, figura la siguiente:

 

Quién no diga viva el Morru

llevará palo de muerte,

guasones son los del Cuetu,

que hicieron arroz con leche,

para todo un regimientu.

Imagen, Valentín Orejas

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • All
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad