AÑO 1910, LA GALERNA Y EL VAPORCITO “LLANES”

por

BUCEANDO EN “EL PUEBLO” AÑO 1910

“El lunes y martes de la presente semana toda la costa Cantábrica ha estado sometida a los efectos de un fortísimo temporal, causando varias desgracias en distintos puntos, sin que en este Concejo afortunadamente hayamos tenido ninguna.

Era un precioso espectáculo, produciendo a la vez penosa impresión recordando los miles de seres que sobre su superficie se encontrarían, el pesenciar el estado agitadísimo del mar, en forma tal, que no se ve con frecuencia aquí, y eso que este rincón es uno de los puntos en que más bravío se muestra el mar Cantábrico.

Las olas causaron algunos destrozos en la cueva del “Talero”, en San Pedro, de donde arrancaron la barandilla, retorciéndola como si hubiese sido realizado por la mano del hombre, en las obras exteriores del puerto tiraron varios muros, arrastrando la grúa grande, que pesa unas cuantas docenas de toneladas, a nueve o diez metros del punto en que estaba sujeta por cuatro ganchos  de hierro, y tiraron la mitad del tejado, un muro y varias puertas de la fábrica de escabeche, en construcción, situado al E del Fuerte.

Por la prensa provincial sabemos  que han ocurrido algunos naufragios, entre ellos el del vaporcito “Llanes” de la casa “Blanco Hermanos”, de esta villa, que antes estaba dedicado al pequeño cabotaje y hoy lo tienen arrendado sus armadores a la sociedad “Severino González y Compañia” que lo dedicaba a la pesca de arrastre.

El día 24, cuando el ciclón, venía de la pesca con su pareja el “Cabo Noval”, y cuando se hallaban a la altura de Villaviciosa, el “Llanes”, no pudiendo aguantar el tiempo decidió entrar en Tazones, mientras el otro, barco nuevo y de gran poder, siguió el viaje, llegando a Gijón sin novedad.

El “Llanes” pudo entrar en Tazones, y después de dejarlo amarrado, su tripulación saltó a tierra.

Pero a eso de las tres de la mañana el día 25, arreció el tiempo y, habiéndole faltado las amarras al buque, el viento lo sacó del puerto, echándolo a la mar y estrellándolo sobre la costa.

No ocurrieron, por suerte, desgracias personales”.

Imagen, Valentín Orejas

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • EL SALERO
    El restaurante Sidrería Salero, sito en el Barrio de Pescadores, a un paso de la mar, fue una referencia en la hostelería llanisca. Contaba con un buen menú y también con una cuidada carta de comida tradicional, en la que destacaban los calamares en su tinta, los huevos con tortos […]
  • LA RULA
    Rolar: Del latín “rotulāre”: Dar vueltas en círculo. Lonja: Del francés “loge”. Genéricamente “edificio en el que se juntan mercaderes para subastas”, pero en nuestro caso, “abrigo de pesqueros para el mal tiempo y un excelente punto de venta para el pescado y marisco”.  Tradicionalmente la venta del pescado se hacía partiendo de un […]
  • LA CASA DE AMELIA  | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    A dos kilómetros de Llanes, en Poo, lindando con la carretera del Estado y con un sendero que lleva directo a la playa de ese pueblo, edificó, en el año 1877, Egidio Gavito de la Fuente, emigrante de México, una  sobria casa que está más influenciada por la arquitectura regionalista […]
  • Un faro
    Tertulia “Casa del Mar” (Cote, Tiquiqno, Paco y Ramón) Un faro -T: ¡Home manín!… ¿Pegaronsete las sábanas? T’abamos esperándote, así que tomate un pichín de merluza, que por cierto está recién hecha, y vamos para La Barra, a ver qué semblante tiene “la novia”, ya que pensamos el ir a […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad