En el mar es muy importante conocer los cambios meteorológicos, no solamente para evitar los riesgos innecesarios, sino también porque el estado de la atmósfera influye en las capturas.

Antes de la invención del barómetro y de otros aparatos para predecir el tiempo, nos servíamos de la observación de la Naturaleza: la luna, el sol, la niebla, las nubes…En la actualidad, debido al avance de las tecnologías y al desarrollo de las comunicaciones, aquellos métodos han caído  en el desuso.

Lo que también se está perdiendo es la costumbre de utilizar refranes, los cuales hacen en gran medida referencia al tiempo meteorológico.

 

Recordamos algunos:

“El Nordeste y el galán, por la noche mansos van”

“El arco del sol moja al pescador”

“Cielo aborregado, marino echado”

“Relámpagos al oeste, agua celeste”

“Cielo encarnado en verano, vendaval seguro en la mañana temprano”

“En invierno noche clara, el sol que sigue no da la cara”

“Descanso con suavidad, trae viento y tempestad”

“Alta mar y sin viento, no promete buen tiempo”

“Niebla en la sierra, pescador en tierra”

“El vendaval saca a los peces de la mar y el nordeste, ni los saca ni los mete”

“Después de la lluvia, neblina, hacia buen tiempo camina”

“Luna amarillenta, viento representa”

“Cielo jaspeado, viento fresco agarrado”

Y mis preferidos, los locales:

“Si se nubla el Turbina, prepara la gabardina”

“Si se nubla Soberrón, no te alejes de El Sablón”

“Si oyes campanas en Cué, el nordeste no se fue, pero si las oyes en Poo, que va a llover digo yo”

“Si hay gaviotas en Pancar, es que se metió la mar”

 

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad