Además de atalayeros y farolero para la costera de invierno pagados por la Cofradía de San Nicolás, durante el periodo de caza de cetáceos (1 de noviembre a 15 marzo), el Ayuntamiento contrataba atalayeros, que se situaban en lugares estratégicos: Cabu la mar, Punta de Jarri o de la Torre y cueva del Atalayero (Taleru).

Estaban encargados del avistamiento y provistos de catalejos, prestando en los días de niebla mucha atención al ruido producido por el soplido de los cetáceos.

Y cuando los  descubrian hacían hogueras con humo, se tañían las campanas de la Iglesia y el vecindario vociferaba: ¡A la Ballena! ¡A la Ballena!.

 

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad