También conocidos como «caracol de mar», «caracolillo» y «caramuxos», este es un molusco gasterópodo, univalvo que pertenece a la familia de los «Littorinidae».

¿Qué le habrá hecho esta familia a Linneo, para que la llame así? En fin…

Se encuentra en el Atlántico y el Mediterráneo, y se recolecta a mano en las rocas que quedan al descubierto en las zonas intermareales, siendo el más popular y habitual de los caracoles marinos consumidos por nosotros.

Los bígaros son una buena fuente de vitaminas como tiamina, riboflavina, vitamina B12 (hidrosolubles) y vitamina E (liposoluble), contribuyendo eficazmente esta última, en la protección de las células frente al daño oxidativo, y os lo cuento tal y como lo he leído porque no tenía ni idea.

También se usa como cebo para la pesca, para lo que hay que romper su gruesa concha con una piedra o un pequeño martillo

Una vez extraído el animal, basta con introducir el anzuelo en el pie del caracol, que es la parte más tenaz de un anzuelo. Eso si lo sabia

Y ahora vamos a lo nuestro, que es lo que os quiero contar.

De críos, y no tan críos, en casa, los bígaros, eran un bocado exquisito para aperitivos y meriendas familiares, por lo que, como entonces no se comercializaba en las pescaderías, “íbamos a ellos”, en cualquier rincón de nuestra costa.

Recuerdo que, a bajamar, los encontrábamos en la “medialuna”, en el “pozu los bayones”, o en La Barra, pero (siempre hay un, pero), los especialistas, entre los que nos considerábamos mi hermano Carlos, mis primos Javier y Tanín, marchábamos hacia la playa de Toró, donde en los “pocinos” que dejaba la mar tras su vaciante, se encontraban unos ejemplares más que substanciosos.

Ahora bien, cuando queríamos y teníamos el humor suficiente para “rizar el rizo”, entonces nos dirigíamos hacia el islote de “El Peñón” (más conocido coma “La Nao”), en la base de punta de “Jarri” o punta de “La Torre”, donde tras descender hacia “La Playina”, de cantos rodados que allí se encuentra, recolectábamos en significativa cantidad, unos bígaros de una calidad insuperable y de un tamaño (entonces decíamos que eran “grandes como puños”), que se podían comparar con el dedo pulgar de una persona adulta.

Una vez en casa, se cocían tan solo con agua y sal, lo suficiente para hacerlos (que no quedaran crudos), pero que al mismo tiempo se desprendieran enteros y con facilidad.

Y hasta ahí hemos llegado, porque alguna que otra vez, en conversaciones de gastronomía aplicada a estas maravillas de la naturaleza, me hablaron de hornos y parrillas, y sobre todo de preparaciones y salsas “estrellas Michelín”.

Yo que no me caracterizo por no ser un buen “gourmet”, sino más bien por tener un paladar muy primario (necesito comidas de sabores potentes), que queréis que os diga, no concibo, porque no entran en mi intelecto, ni los mejillones con “chumichurri”, ni los percebes con bechamel.

Y no exagero ni un pelín, que he visto cada preparación por esos puertos de Dios, que el cocinero debería ser candidato, y sin dudarlo, a la cadena perpetua.

Buena Mar y hasta la vista amigos.

Fernando Suárez Cué

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • SASTRERÍA GIRIBERT SOLOVERA
    En el local que ocupa Casa Rozas, estuvo ubicada una acreditada sastrería, que dirigía un catalán Mariano Giribert Solovera. Allí, se podían adquirir trajes para caballero a 150 pesetas, corbatas a 1,25 pesetas y camisas de popelín, con dos cuellos, calidad extra, a 10 pesetas, todo expuesto en un cuidado […]
  • FACHA Y CAPA
    Es la  acción de “ponerse al pairo” o “pairear”, cuando partiendo de esa idea, nos encontramos con otras dos terminologías, que son bases para discusión, ya que parece que no se ponen de acuerdo ciertos especialistas, pues defienden que son toda la misma acción. Estas dos acepciones son “facha” y […]
  • ¿SABÉIS QUIÉN FUE EL AUTOR DE “LA XOYIQUINA”?
    Le debemos a Juan Martínez Abades, además de la pintura “El Sablín”, de 1913, con la ilustramos estas líneas, una preciosa canción dedicada a Llanes: “La Xoyiquina”. Este pintor y músico, que había nacido en Gijón en 1862, Medalla de Oro de Bellas Artes e ilustrador de la revista Blanco […]
  • EL CASINO | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    El Casino de Llanes, que se emplazó en un lugar céntrico de la Villa, ocupando un solar donde había estado sito un polémico mercado cubierto de hierro y cristal, se promovió por la Sociedad Casino de Llanes en 1910  y se inauguró dos años más tarde. Fue una obra de […]

  • All
  • Por : Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad