SOBRESALTO EN LAS INMEDIACIONES DE LA COMPUERTA | AÑO 1952

“Las niñas, Pili Batalla, de 6 años de edad y Amparo Muñoz de 4, encontrándose jugando con una carretilla en las inmediaciones de la compuerta de nuestra ría, se cayeron al agua, estando la marea alta.

Personas que desde alguna distancia presenciaron el hecho dieron voces de socorro, acudiendo varios hombres  entre ellos Fructuoso Hernández, “el Santanderino”, que vestido y todo se arrojó a la ría, logrando recoger a las dos niñas y subirlas al muelle.

Amparín, la más pequeña, ya presentaba síntomas de asfixia que le desaparecieron seguidamente con la respiración artificial.

Las personas que presenciaron el hecho felicitaron calurosamente a Fructuoso Hernández, sin cuya rápida decisión, probablemente, las niñas hubieran perecido ahogadas”.

Imagen, Archivo Fernando Suárez Cué

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad