AÑO 1981

“Un hecho insólito se produjo en las pasadas Navidades en Llanes cuando el día 28 de diciembre apareció en las inmediaciones del puerto una pequeña manada de calderones.

A primera hora de la mañana había, según testimonios de algunas personas, seis ejemplares, pero la mayoría de los curiosos solo lograron ver cuatro y a última hora de la tarde solo quedaban dos en las proximidades de la Barra.

Los animales presentaban huellas de corte y rozaduras en todo su cuerpo, especialmente en la frente. Se comportaban de modo sorprendente, dando vueltas en el mismo sitio y saliendo a respirar a breves intervalos. Otras veces se sumergían parcialmente dejando la cola y la parte posterior del cuerpo al aire. Incluso uno de ellos chocaba repetidamente contra los acantilados de la Barra.

Los temores sobre su suerte se confirmaron al día siguiente cuando dos ejemplares aparecieron muertos en la playa del Sablón. Ese mismo día se localizó en la playa de Ballota otro cetáceo muerto, pero en este caso se trataba de un cachalote. Pocos días después, el 31, apareció muerto un tercer calderón en la playa de Borizo. En la misma playa fue hallado el día 4 de enero un feto de estos animales”.

 

Imagen, Valentín Orejas

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad