La Cofradía de Mareantes de San Nicolás ayudaba económicamente a sus cofrades. Tenía panera para el trigo, la escanda y el centeno.

Como no se cultivaba el trigo y era escasa la vid, siendo difícil la comunicación con el interior por falta de vías apropiadas, se proveían saliendo al mar a la busca de algún navío que portase vino o trigo. Se concertaba en alta mar la adquisición y se traía a puerto. En ocasiones,  acudían al puerto de Bilbao.

Con frecuencias eran franceses los bajeles vendedores y por ello el vino de Burdeos era consumido en las tabernas llaniscas, una vez tasado y controlado.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad