CONSEJOS PARA LOS BAÑISTAS DEL SIGLO XIX

por

Entre los consejos para tomar baños de mar que va recogiendo “El Oriente de Asturias”, durante los últimos años de finales del siglo XIX,  hay algunos que me llamaron especialmente la atención.

Así, sugerían que durante los baños se tenía que abandonar toda ocupación mental, comprendida la lectura de novelas, y dedicarse completamente al descanso, recreo y expansión. 

Recomendaban que el tiempo más oportuno para los baños era para las personas jóvenes y fuerte desde la ocho a las once de la mañana; al contrario que para las débiles, nerviosas e impresionables, las cuales debían aprovechar las horas en que el agua estaba más caliente, que eran de las tres a la siete de la tarde.

Pasadas esas horas, el baño solo se lo podían permitir las personas muy sanas, y añadía que también los intrépidos nadadores que del mar  habían hecho un segundo ambiente.

En cuanto a las notas sobre los trajes de baño, me sorprendió que, además de las exigencias que obligaba el decoro, hicieran hincapié en  que era una práctica muy loable, ya que mediante los mismos se evitaban los efectos de la directa acción solar sobre la piel, que producían manchas encarnadas. 

Mención aparte tenían los zapatos, que debían ser ligeros como las alpargatas de esparto, con el fin de no entorpecer la natación, resaltando que impedían las picaduras de los crustáceos y otros pescados. Recomendando, en caso de esas lesiones, hacer  inmediatamente uso del amoniaco.

También, tenía su capítulo la cabeza, la cual era importante que estuviera cubierta por un sombrero de paja, preferiblemente de ala ancha, a no ser los que tuvieran mucho pelo, los cuales podían bañarse sin nada en la cabeza, pero en ese caso debían sumergirse muy a menudo la misma.

Y, como final, aconsejaban que a la salida del agua el mejor método para secarse era  exponerse al sol, pero cubierto con una sábana.

Imagen, Archivo Fernando Suárez Cue

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • PELUQUERÍA HIGIÉNICA
    La peluquería Higiénica, que fue una de las más antiguas de Llanes, ya que se abrió a principios del siglo XX, estuvo primeramente en la calle Pidal, justamente en el local que hoy ocupa la acreditada  y selecta confitería “Ortegal”, trasladándose más tarde a la plaza de las Barqueras, a […]
  • EL ERMITAÑO DE LA GUÍA
    La ermita de la Guía tenía su ermitaño. A finales del del siglo XIX, lo era el tíu Millán, al que inmortalizó Bastasar Cue, en uno de aquellos retratos de tipos populares de la Villa.  Fue una personalidad en Llanes y su muerte tan sentida como la pérdida de un […]
  • LA CASA DEL MÉDICO | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    En Balmori, al lado de la Capilla de Santa Dorotea, se alza una llamativa  casa construida por Adelaida Junco, viuda de Bartolomé  González Sánchez, indiano que hizo una gran fortuna en México. La impresionante mansión exhibe en su fachada balcones con remates barrocos y al sur y este, como referentes […]
  • Educando con responsabilidad
    Creo sinceramente, que la nuestra, nuestra generación ha sido única e insustituible. Tuvimos unos padres y abuelos que acababan de salir de una “confrontación entre nosotros”, y con trabajo y abnegación salieron de una cierta dificultad, algunas veces de miseria para darnos a nosotros lo que ellos no tuvieron. Y […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad