Ya hemos contado que la Cofradía de San Nicolás atendía minuciosamente a las necesidades de sus cofrades. 

Así, para dichos fines, entre otras propiedades, tenía bosques propios, uno de ellos en el prado de la Moría, frente a la casa del Cabildo y de la Ballena, de donde se sacaban maderas para reparación de embarcaciones y leña para las atalayas. 

Sabemos de un dato muy interesante, para poder autorizar la corta de un árbol era imprescindible que el solicitante acreditará haber plantado tres y que ya estuvieran prendidos.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, “El Oriente de Asturias”

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar