Desde el punto de vista marítimo, a lo largo de los siglos el Concejo de Llanes, además del puerto de la Villa, comprendía las abras de Nueva, Hontoria, Niembro, Barro y Celorio. Asimismo, las actividades náuticas incluían la construcción de embarcaciones, pesca de altura y bajura, transporte mercante (carga y descarga) y portuarias (venta de pescado, reparación de aparejos, atoaje y lemanaje).

Estas tareas, que se desarrollaron en ese medio tan especial y con utensilios y lenguaje específicos, conformaron una peculiar cultura y un gran sentido de la solidaridad, al  ser una actividad laboral que ponía en peligro a las personas dedicadas a ella.

Fuente, “Concejo de Llanes. Siglo XVIII”

Imagen, Valentín Orejas

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad