DE MEDIDAS Y BOLAS

por

Sabemos que antes de que las Cofradías dispusieran de lonjas de subasta, la venta se hacía en el muelle y sin más aparatos que la voz del rulero.

Y en cuanto a la forma de medir, ha llegado hasta nosotros que se utilizaba una vara graduada que se metía en la pesca hasta tocar fondo, repitiendo la operación en varios lugares. Era una forma de conocer el grosor y ofrecer un precio por toda la carga.

Concretamente, la sardina se vendía por millares y las vendedoras de pescado por la calle las ofertaban por docenas. 

Este método tan cansado de contar sardina, se sustituyó cuando alguien se dio cuenta de que el millar ocupaba el mismo espacio, así se hizo el recuento más fácil y con pequeño margen para el error.

En la rula de Llanes, la venta se hacía con bolas numeradas. Cuando el comprador pulsaba el botón salía la bola por un tubo a la vez que el número de la bola se reflejaba en el panel. De esa forma, la pesca se adjudicaba a la primera bola que salía por el tubo. Aunque este procedimiento provocaba a veces conflictos, pues siempre había alguien que decía que había pulsado primero y su bola aparecía en otro puesto. Entonces, se evitó el problema con el sistema de que al pulsar el botón se desconectaran todos los demás.

 

Imagen, Valentín Orejas

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • PELUQUERÍA HIGIÉNICA
    La peluquería Higiénica, que fue una de las más antiguas de Llanes, ya que se abrió a principios del siglo XX, estuvo primeramente en la calle Pidal, justamente en el local que hoy ocupa la acreditada  y selecta confitería “Ortegal”, trasladándose más tarde a la plaza de las Barqueras, a […]
  • EL ERMITAÑO DE LA GUÍA
    La ermita de la Guía tenía su ermitaño. A finales del del siglo XIX, lo era el tíu Millán, al que inmortalizó Bastasar Cue, en uno de aquellos retratos de tipos populares de la Villa.  Fue una personalidad en Llanes y su muerte tan sentida como la pérdida de un […]
  • LA CASA DEL MÉDICO | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    En Balmori, al lado de la Capilla de Santa Dorotea, se alza una llamativa  casa construida por Adelaida Junco, viuda de Bartolomé  González Sánchez, indiano que hizo una gran fortuna en México. La impresionante mansión exhibe en su fachada balcones con remates barrocos y al sur y este, como referentes […]
  • Educando con responsabilidad
    Creo sinceramente, que la nuestra, nuestra generación ha sido única e insustituible. Tuvimos unos padres y abuelos que acababan de salir de una “confrontación entre nosotros”, y con trabajo y abnegación salieron de una cierta dificultad, algunas veces de miseria para darnos a nosotros lo que ellos no tuvieron. Y […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad