El bote salvavidas

por

Hay historias y personajes que han pasado desapercibidos para la mayoría de la sociedad, aunque sus ideas y trabajos han contribuido notablemente en la historia de la humanidad, como es el caso de lo siguiente.

En 1789 un barco llamado “Adventure” encalló frente a la desembocadura del río Tyne (río costero de la vertiente del mar del Norte del Reino Unido, limítrofe con Escocia),  como consecuencia del mal estado de la Mar, y debido a ello, todos sus tripulantes perdieron a la vida, pues pesar de que eran visibles desde la costa, y aunque veían caer a pasajeros y tripulantes desde al aparejo a la Mar, nadie pudo a ir a rescatarlos porque era demasiado peligroso y los botes que tenían no eran capaces realizar semejante tarea.

Como consecuencia de esto, un grupo de personas del lugar formaron un comité y decidieron darle un premio a quien fuera capaz de diseñar una embarcación que se empleara de forma específica para labores de rescate. 

Tras esta iniciativa, el secretario parroquial de la iglesia de South Shields, en el condado de Durham, William Wouldhave, y el constructor de barcos Henry Francis Greathead se presentaron con unos proyectos que tenían buenas y diversas ideas, pero también presentaban algunos errores. Por ello, los organizadores del concurso decidieron tomar lo mejor de ambos diseños, hasta que Henry Greathead con el diseño final construyó el primer bote salvavidas.

Diseño del ‘Unimmergible’, el primer bote-insumergible diseñado por Lionel Lukin (1785)

Fue el 29 de enero de 1790, cuando en las aguas del río Tyne se presentaba, por los citados William Wouldhave y Henry Greathead, y por primera vez, el “Original”, la unidad de un bote salvavidas, que, aunque presentado en conjunto, en ese momento se disputaron el honor de quien era el inventor de ese nuevo tipo de embarcación.

Maqueta-del-bote-salvavidas-Original

El “Original” tenía una eslora de nueve metros y una manga de tres, con planchas de diez centímetros de espesor de corcho en sus costados para aumentar la flotabilidad, forradas de cobre.

Aunque el bote no era auto adrizante (facilidad de las embarcaciones que logran adrizarse por sus propios medios al tumbar), la curvatura de la quilla era tan exagerada que aun con el bote lleno de agua en la cuaderna maestra, un tercio de proa y un tercio de popa seguirían fuera del agua. 

Recordando la construcción de una lancha ballenera, el “Original” era capaz de navegar en ambos sentidos, el bote llevaba diez remos como propulsión, más cortos de lo habitual para ser más manejables y poder bogar con mala Mar al “estrincón”. o sea, con una palada corta, repentina y de un fuerte tirón, brusco y seco, para evitar, al recuperar la pala, tropezar con la ola y perder así fuerza y efectividad.

Como timón se utilizaban dos remos más, sobre las dos aletas. El “Original” era capaz de transportar hasta a veinte personas, incluyendo las doce que formaban la tripulación.

El ‘Zetland’, construido siguiendo el modelo del ‘Original’

Posteriormente, Greathead fabricó 31 botes salvavidas más con el diseño del “Original”, y gracias a ello, se pudieron salvar muchas vidas. Dos de estos botes sobrevivieron hasta ahora. Uno es llamado “Zetland,  fué restaurado y está expuesto en el “Zetland Lifeboat Museum”  en Redcar. El otro es el “Tyne”, el cual también fue restaurado y se puede contemplar en South Shields.

En 1824 se constituyó la primera asociación de botes salvavidas, la Britain’s National Institution for the Preservation of Life from Shipwreck” (Institución Nacional Británica para la Preservación de la Vida ante Naufragios), más tarde renombrada como la “Royal National Lifeboat Institution”. 

La institución ha llegado a nuestros días con 238 estaciones de rescate localizadas en las costas del Reino Unido, la República de Irlanda, las islas del Canal y la isla de Man, y operando con 444 botes salvavidas. Desde su fundación, la RNLI ha salvado más de 140.000 vidas en el mar, con un coste de más de 600 vidas perdidas en servicio.

Bote salvavidas plegable del ‘Titanic’

En honor de Wouldhave y Greathead, en South Shields se construyó en 1890 una torre de reloj de 14 metros de alto diseñada por el arquitecto J. H. Morton. En los laterales de la torre aparecen los retratos de ambos, acreditados conjuntamente como los inventores del primer bote salvavidas. 

Junto a la torre se colocó en 1833 un bote salvavidas original, que durante sus 60 años de servicio salvó 1.028 vidas.

 

Buena Mar y hasta la vista amigos.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • UNA TRAIDORA E INESPERADA OLA | AÑO 1990
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” AÑO 1990 “Los fuertes temporales de mar de estos días, serán inolvidables  para el bueno de Tomás Amieva Goti, “Tomás el de la Marina”, que cuando se hallaba enfrascado en el rodaje de una película en vídeo sobre el temporal, una inoportuna  e inesperada […]
  • UNA GRAN LABOR DE TISTO | AÑO 2002
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 2002 “A finales del pasado mes de junio han finalizado las labores de limpieza del puerto que han conseguido que éste sea ya el segundo verano que no despide malos olores. El artífice de este auténtico milagro es Francisco Herrero Melijosa, conocido por todos […]
  • UNA FOCA EN LA RÍA | AÑO 1960
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” | AÑO 1960 “Sobre las cuatro de la madrugada de hoy algunos marineros que se dedicaban a trasladar a nuestro puerto ocle  recogido en nuestras próximas rocas, sintieron como unos alaridos en la ría, dándose cuenta de que se trataba de una foca de […]
  • Un voto de gracias al Gremio de Mareantes llanisco | BUCEANDO POR “EL ORIENTE DE ASTURIAS” | AÑO 1927
    “El pasado jueves, día 3 de febrero, se reunió en su domicilio social la Junta directiva de la Sociedad de Salvamento de Náufragos, la que después de cambiar impresiones, tomó el siguiente acuerdo:Dar un voto de gracias al Gremio de Mareantes llanisco, por el apoyo económico que presta la benéfica institución, asignándole una subvención anual de 250 pesetas.

  • All
  • Por : Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad