El drama de la HMS “Bounty”

En la historia de la navegación marítima ha habido un gran número de motines pero ninguno tan conocido., célebre e inquietante como el de la HMS Bounty”, del que se ha escrito muchísima literatura, aunque en sí mismo no es una sola obra, ya que consta de tres relatos totalmente diferenciados, que bajo el título de “Rebelión a bordo”, escrito por Charles Nordhoff y James Norman Hall, se encuentra esa trilogía que se compone de, “Rebelión a bordo”, “Hombres contra el Mar” y “La isla de Pitcairn”. Intentaremos hablar de ellos por separado, ya que cada uno refleja lo que era la vida y la muerte en los navíos de ese tiempo.

Posteriormente se ha editado otro magnífico libro sobre el tema, titulado “La ‘Bounty”, de Caroline Alexander.

Nota: A todos los navíos de la Armada inglesa, inclusive hasta nuestros días, al nombre del barco se le anteponían las letras HMS, que quiere decir “His Mayesty’s Ship”, que en español se traduce por “Navío de su Majestad”. Por afinidad cultural, los norteamericanos anteponen las letras USS que quiere decir “United States Ship” (“Barco de Estados Unidos»)

Creo que lo más indicado es que hablemos primero de los tres grandes protagonistas de esta historia, del capitán William Bligh, su protegido, al principio, Fletcher Christian, embarcado como primer oficial (piloto) o ayudante del capitán (Master’s Mate), y el marinero Alexander Smith, de (alias “Jonh Adams”).

William Bligh (St Tudy, Cornualles 1754 – Londres 1817). Se alistó, nuestro personaje, en la Royal Navy en 1760, a la edad de 6 años, una práctica común en un caballero joven, simplemente con el fin de acumular los años de servicio requeridos para una rápida promoción. En 1770, a los 16 años, se enroló al HMS Hunter como marinero preferente, un término utilizado sólo porque no había vacantes para guardiamarinas. Se convirtió en guardiamarina a principios de 1771. En septiembre de 1771, Bligh fue transferido al HMS Crescent y permaneció en ese barco durante tres años.

En 1776, Bligh fue seleccionado por el capitán James Cook para el cargo de maestro de navegación (sailing máster) en el HMS “Resolution” y le acompañaba en julio de 1776, en su tercer y fatal viaje por el Pacífico. Bligh regresó a Inglaterra a finales de 1780 y fue capaz de dar más detalles sobre el último viaje de Cook. Quince años después del motín de la HMS “Bounty”, fue nombrado gobernador de Nueva Gales del Sur en Australia, con órdenes de limpiar el corrupto comercio de ron del Cuerpo de Nueva Gales del Sur, dando como resultado la llamada “Rebelión del ron”. Bligh, finalmente llegó al término de su carrera profesional con el rango de Vicealmirante de la Royal Navy.

En 1787 Bligh tomó el mando del HMS “Bounty”, como capitán y comandante (“master and commander”).

Bligh fue un hombre de su tiempo, un gran capitán y sobre todo un magnífico marino, pero a su memoria le ha hecho mucho daño toda esa serie de películas americanas, cuando lo presentan como un déspota, no siendo totalmente cierto. En esos tiempos las Armadas de todos los países, y no solo la británica, tenían unas normas muy duras para controlar marineros de todos los orígenes, pues cuando a los barcos de la Armada les faltaba tripulación, se efectuaban unas “levas” (contratas forzosas), recogiendo todo tipo de personajes, fueran marineros o no, llegando inclusive a abordar marcos mercantes en Mar abierto, entre ellos los balleneros, para requisarles parte de la tripulación, con el fin de completar sus dotaciones.

Fletcher Christian nació el 25 de septiembre de 1764, en el domicilio familiar en Moorland Close, Condado de Cumberland, en Inglaterra. Fue el segundo de seis hijos. Su padre, Charles, murió cuando él no llegaba a los cuatro años. Su madre Ann estaba muy endeudada, lo que llevó a la familia al exilio en la Isla de Mann, donde los acreedores ingleses no tenían ningún poder. A los dieciocho años se unió al HMS “Eurídice” en un viaje de 21 meses a la India. En el diario de a bordo de este barco, se indica que su comportamiento fue más que satisfactorio, ya que luego de unos meses fuera de Inglaterra fue ascendido al rango de “compañero de maestría”, lo que hoy es el equivalente a alférez. 

En 1789, lideró el motín contra el capitán del HMS “Bounty”, William Bligh. Regresó  a Tahití con once amotinados, pero para evitar ser detenido por la Marina Real Británica, se fue con los rebeldes, seis hombres, once mujeres de Tahití y un bebé, a las islas Pitcairn, donde murió. 

Según otras fuentes, Christian logró llegar a Inglaterra. La mayor parte de la población actual de Pitcairn es descendiente directo de estos particulares colonos.

John Adams nació en Middlesex, el tercero de cuatro hijos, en noviembre de 1766. La familia era pobre y su padre murió cuando él aún era joven, lo que lo obligó a criarse en el asilo de pobres. Mientras estuvo allí, Adams recibió una educación básica, pero finalmente se hizo a la mar. En algún momento a fines de la década de 1780 se casó con una mujer llamada Hannah, y a fines de 1787 tuvieron una hija llamada Sarah. Sin embargo, Adams se unió al HMS. “Bounty” el 7 de septiembre de 1787, catorce días antes del bautismo de su pequeña hija. Durante todo su tiempo en el Bounty, John Adams se llamó «Alexander Smith», tal vez porque recientemente había desertado de otro barco.

Durante el viaje a Tahití, no se le menciona de ninguna manera especial, ni se le señala específicamente, por lo que obviamente simplemente hizo su trabajo como marinero sin incidentes. Sin embargo, no mucho después de que aterrizaran en Tahití, él estaba protegiendo el cúter del barco cuando le robaron un “gudgeon” (hembra del timón). Como resultado, Adams fue sometido a 12 latigazos por no prestar atención. Varios tahitianos notables protestaron a su favor, pero el castigo se llevó a cabo de todos modos. También contrajo una enfermedad venérea, por la cual se dedujeron 0.30.£ de su paga por medicamentos. Aunque estuvo involucrado con varias mujeres, la más notable es conocida como “Teehuteatuaenoa”, quien más tarde sería conocida como “Jenny”. Sin embargo, esta relación finalmente se volvió amarga.

Tras dejar Tahití el 22 de septiembre de 1789 la  Bounty se dirigió hacia el oeste en busca de un puerto seguro. Entonces formó la idea de asentarse en la isla Pitcairn, lejos al este de Tahití;Cuando la HMA “Bounty” llegó a Pitcairn en enero de 1790, fue parcialmente desmantelado y surgió una discusión sobre destruir el barco o desmantelarlo por completo con la posibilidad de reconstruirlo en un momento posterior. Adams fue uno de los que favoreció el desmantelamiento, pero el debate se resolvió cuando Mathew Quintal prendió fuego al Bounty.

Tras el arribo el barco fue descargado y privado de la mayoría de sus mástiles y palos para usarlos en la isla. Fue quemado y destruido el 23 de enero, como una precaución acordada por los amotinados para evitar que se los descubriera.

Tras la muerte de Young por asma en 1800, Adams asumió la responsabilidad de la educación y el bienestar de las nueve mujeres restantes y de los diecinueve niños. Usando la Biblia del Bounty, les alfabetizó y cristianizó, al tiempo que mantuvo la paz en la isla,

Adams murió en 1829, siendo honrado como fundador y padre de una comunidad que durante el siglo siguiente alcanzó la fama como ejemplo de la moral victoriana.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad