EL NIETO DEL GUARDIAMARINA DEL “NAUTILUS”

por

En una pared exterior del restaurante “La Marina”, de Llanes, llama la atención un dibujo de un barco y otro de un marinero.

Se trata de la corbeta “Nautilus”, de 10,40  metros de manga; 11,30 de puntal; 4,53 de calado en carga; 1500 toneladas; 14,50 de altura al palo mayor; 21 velas y 2400 metros cuadrados. 

Dicho buque fue escuela de guardiamarinas y se construyó en los astilleros de Londres en el año 1868. Su tripulación la componían el famoso comandante Villamil, 12 oficiales y 40 guardiamarinas. Entre estos últimos, estaba Juan Goti, de Llanes, que es quien está representado en el otro dibujo del restaurante.

Juanillo, como era conocido por todos en la villa y en el que resaltaba la capacidad de improvisación, el sentido del humor y el ingenio,  tras cumplir el servicio de cuatro años en el “Nautilus”, donde dio la vuelta al mundo, regresó a Llanes. Enseguida, se casó, fundó una familia y se convirtió en un gran pescador, siendo su especialidad la langosta. 

Muchas fueron las peripecias, como la de “la semana de dos jueves”, que Juanillo contaba de aquel viaje, que duró más de un año y medio, desde noviembre de 1892 a julio de 1894, y que recogió en  un libro Villamil, el cual dedicó a la reina María Cristina.

Los que hayan llegado hasta aquí, se preguntarán:

¿Por qué están el Nautilus y Juanillo dibujados en “La Marina”?.

La respuesta es que quien regentó ese restaurante durante décadas fue un nieto de Juan Goti, Tomas Amieva, más conocido como Tomás “el de la Marina”, hijo de una hija de Juanillo, Conchina.

La vida de Tomás, que primeramente fue sastre, como antes la de su abuelo, estuvo cargada de simpáticas anécdotas y hasta protagonizó sonadas polémicas con alguno de los carteles que colgó en su establecimiento.

Además, su imagen dando de comer de su mano a las gaviotas, sirvió hasta de reclamo turístico en  revistas publicitarias.

En la actualidad, en el puesto de mando de “La Marina” se encuentra un bisnieto de aquel guardiamarina del “Nautilus”, Omar Amieva.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • UNA TRAIDORA E INESPERADA OLA | AÑO 1990
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” AÑO 1990 “Los fuertes temporales de mar de estos días, serán inolvidables  para el bueno de Tomás Amieva Goti, “Tomás el de la Marina”, que cuando se hallaba enfrascado en el rodaje de una película en vídeo sobre el temporal, una inoportuna  e inesperada […]
  • UNA GRAN LABOR DE TISTO | AÑO 2002
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 2002 “A finales del pasado mes de junio han finalizado las labores de limpieza del puerto que han conseguido que éste sea ya el segundo verano que no despide malos olores. El artífice de este auténtico milagro es Francisco Herrero Melijosa, conocido por todos […]
  • UNA FOCA EN LA RÍA | AÑO 1960
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” | AÑO 1960 “Sobre las cuatro de la madrugada de hoy algunos marineros que se dedicaban a trasladar a nuestro puerto ocle  recogido en nuestras próximas rocas, sintieron como unos alaridos en la ría, dándose cuenta de que se trataba de una foca de […]
  • Un voto de gracias al Gremio de Mareantes llanisco | BUCEANDO POR “EL ORIENTE DE ASTURIAS” | AÑO 1927
    “El pasado jueves, día 3 de febrero, se reunió en su domicilio social la Junta directiva de la Sociedad de Salvamento de Náufragos, la que después de cambiar impresiones, tomó el siguiente acuerdo:Dar un voto de gracias al Gremio de Mareantes llanisco, por el apoyo económico que presta la benéfica institución, asignándole una subvención anual de 250 pesetas.

  • All
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad