EL PALACIO DEL COJO DE LA GUÍA | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR

por

Érase una vez un Palacio que se veía  desde cualquier lugar de Llanes y, también, desde el mar. 

Se alzaba, tras una avenida de plátanos de paseo, majestuoso sobre la emblemática colina de la Guía, formando parte del paisaje de la villa.

Con estructura de castillo, ladrillo enfoscado y pintado, en un principio, de rojo inglés, a excepción de las terrazas, las balaustradas y los recercados que lucían, para no fatigar la vista, de blanco. 

No contaba solamente con una fachada, todos los vientos tenían protagonismo, además la cocina estaba en el último piso y no relegada al sótano como era costumbre. 

Este palacio, tan extraordinario como exótico y pintoresco, había sido construido por Pedro de Teresa Miranda, bajo la dirección del arquitecto santanderino Casimiro Pérez de la Riva, siendo el contratista Miroles y como decorador el también cántabro Manuel Espinosa.

Pedro era hijo de Don Nicolás de Teresa Sánchez, llanisco y emigrante desde muy temprana edad, que llegó a ser presidente del importante banco Mercantil de México, y también un gran benefactor de Llanes, propiciando las fuentes de San Nicolás y los Remedios y colaborando en obras de la iglesia y mercado cubierto.

Don Nicolás contrajo matrimonio con Doña Dolores Miranda Muñoz, hija del vicecónsul de España en México, y tuvo 13 hijos, uno de los cuales fue Pedro, al que se le recordaba sentado en los mejores carruajes llaniscos tirados por magníficos troncos de caballos. 

 

Nuestro protagonista viene a Llanes hacia 1891 y dos años después, el 25 de octubre, se une en matrimonio, en la hoy Basílica, a Doña Vicenta Díaz de Rivera y Romano, de Santander, localidad a la que su padre, natural de Llanes, se había trasladado para dirigir la oficina de telégrafos de esa ciudad.Aquella boda fue  bendecida por nada menos que Ángel de la Moría, sacerdote y poeta del dulce bable llanisco.

Aquel matrimonio en Villa Vicenta, nombre con el que el esposo bautizó a la mansión, en cuyo oratorio se veneraban imágenes de San Pedro y San Vicente en honor a sus dueños, tenía ingredientes para ser una romántica historia de amor. Si bien, la diferencia de edad, ella apenas 17 años y él  37, así como su condición física- que llevó a que el palacio fuera conocido como “el del coju de la Guía”-, su carácter dominante, enérgico e impulsivo, además de haber ido a peor fortuna, lo que dio lugar, al tener que prescindir de su numerosa servidumbre, a cerrar el Palacio de la Guía y trasladarse a vivir más modestamente a Santander, hicieron que el matrimonio, aunque comiera perdices, no fuera feliz. 

Falleció Don Pedro en el mes de diciembre de 1931; y Doña Vicenta, a la que se la recordaba en el villa paseando en una silla de ruedas acompañada por una sirvienta, también murió un diciembre, pero de 1949, legando una parte de sus bienes al Hospital Municipal, las Escuelas Públicas y la Fundación Faustino Sobrino.

El palacio albergó al colegio de PP. Agustinos y durante la guerra civil sirvió de alojamiento a militares alemanes de la Legión Cóndor.

En octubre de 1974, fue demolido, acabando con uno de nuestros edificios más representativos de una época y de un modo de vida.

Y, colorín, colorado…

 

Fuentes, “El Oriente de Asturias” y “Sur Villa de Llanes”

Imágenes, Archivo Fernando Suárez Cue

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • SASTRERÍA GIRIBERT SOLOVERA
    En el local que ocupa Casa Rozas, estuvo ubicada una acreditada sastrería, que dirigía un catalán Mariano Giribert Solovera. Allí, se podían adquirir trajes para caballero a 150 pesetas, corbatas a 1,25 pesetas y camisas de popelín, con dos cuellos, calidad extra, a 10 pesetas, todo expuesto en un cuidado […]
  • FACHA Y CAPA
    Es la  acción de “ponerse al pairo” o “pairear”, cuando partiendo de esa idea, nos encontramos con otras dos terminologías, que son bases para discusión, ya que parece que no se ponen de acuerdo ciertos especialistas, pues defienden que son toda la misma acción. Estas dos acepciones son “facha” y […]
  • ¿SABÉIS QUIÉN FUE EL AUTOR DE “LA XOYIQUINA”?
    Le debemos a Juan Martínez Abades, además de la pintura “El Sablín”, de 1913, con la ilustramos estas líneas, una preciosa canción dedicada a Llanes: “La Xoyiquina”. Este pintor y músico, que había nacido en Gijón en 1862, Medalla de Oro de Bellas Artes e ilustrador de la revista Blanco […]
  • EL CASINO | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    El Casino de Llanes, que se emplazó en un lugar céntrico de la Villa, ocupando un solar donde había estado sito un polémico mercado cubierto de hierro y cristal, se promovió por la Sociedad Casino de Llanes en 1910  y se inauguró dos años más tarde. Fue una obra de […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad