Nuestro puente principal no tiene nombre, sin embargo el pequeño, primitivo y sencillo puentín en el tramo final del río Carrocedo, lo conocemos por Puente Cagalín, sin duda  fruto de la socarronería de los llaniscos.

De conformidad con lo recogido por Antonio Celorio Méndez-Trelles en “Sur de la Villa de Llanes”, se ignora la fecha de construcción, pero se tiene constancia documental de que se hicieron reformas en el año 1778, las cuales fueron adjudicadas a José Herrero, vecino de Llanes, en 186 reales.

Fuente, “ Sur de la Villa de Llanes”

Imagen, Valentín Orejas 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad