LA CASA DE LOS BARQUITOS | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR

por

Juan Noriega Sordo, vecino de Cue, emigró a México, a donde ya se habían trasladado en 1886 sus hermanos, Pedro y Eduardo, e hizo una gran fortuna.

En 1922, compró una finca, denominada “Los Barquitos”, sita en la Concepción, a otro indiano dedicado al transporte mercante. Y al año siguiente, exactamente el 2 de julio de 1923, se le autorizó por el Consistorio Llanisco a edificar en dicha propiedad una casa pagando por derechos municipales la cantidad de 30 pesetas.

En enero de 1924, se concede a don Juan autorización para conectar la alcantarilla de su casa a la alcantarilla general de la carretera del Estado.

Enfrente de dicha casa, en terreno con el mismo origen y de la misma propiedad, se alzó, en el año 2002, el Hotel “La Hacienda de Don Juan”, con características de las casas de indianos, y por el que se rinde homenaje a dicho indiano, tío del conocido llanisco Vicente Guitián. 

Noriega se casó con Emilia Amieva y de dicho matrimonio no nació ningún hijo. 

Este indiano encargó a  Enrique Rodríguez Bustelo el proyecto de la casa. Este acreditado arquitecto había nacido en Noreña en el año 1885, y a lo largo de su trayectoria casi centenaria se ven reflejados todas las tendencias de la arquitectura española del siglo XX. Fue arquitecto Diocesano del Obispado de Oviedo y Municipal de esa ciudad. Contó con una importante clientela entre la nueva burguesía y los indianos, para los que realizó numerosos palacetes y chalés, como la casa de los Covos en Salinas y el de Francisco Pola en la Magdalena (Avilés)

Rodríguez Bustelo edificó para Juan Noriega, hombre tranquilo, tímido y no dado a los alardes, una casa de estilo Montañés, rectangular y de dos pisos, con amplia galería de columnas, pequeños chapiteles en los ángulos del tejado, fachada principal decorada con azulejos de Talavera y sencillas fachadas laterales con balcones de rejería de hierro y vanos adintelados. 

La construcción está en una posición elevada respecto al entorno y se encuentra dentro de una gran finca delimitada por un muro de piedra y reja de fundición. Y no falta una gran palmera, uno de los símbolos de las casas de indianos.

La Casa de los Barquitos, también llamada la Quinta de Don Juan, fue hospedería desde 1992 a 2003.

Fuente, “Sur de la Villa de Llanes” y “El Oriente de Asturias”

Imágenes, Valentín Orejas

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • SASTRERÍA GIRIBERT SOLOVERA
    En el local que ocupa Casa Rozas, estuvo ubicada una acreditada sastrería, que dirigía un catalán Mariano Giribert Solovera. Allí, se podían adquirir trajes para caballero a 150 pesetas, corbatas a 1,25 pesetas y camisas de popelín, con dos cuellos, calidad extra, a 10 pesetas, todo expuesto en un cuidado […]
  • FACHA Y CAPA
    Es la  acción de “ponerse al pairo” o “pairear”, cuando partiendo de esa idea, nos encontramos con otras dos terminologías, que son bases para discusión, ya que parece que no se ponen de acuerdo ciertos especialistas, pues defienden que son toda la misma acción. Estas dos acepciones son “facha” y […]
  • ¿SABÉIS QUIÉN FUE EL AUTOR DE “LA XOYIQUINA”?
    Le debemos a Juan Martínez Abades, además de la pintura “El Sablín”, de 1913, con la ilustramos estas líneas, una preciosa canción dedicada a Llanes: “La Xoyiquina”. Este pintor y músico, que había nacido en Gijón en 1862, Medalla de Oro de Bellas Artes e ilustrador de la revista Blanco […]
  • EL CASINO | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    El Casino de Llanes, que se emplazó en un lugar céntrico de la Villa, ocupando un solar donde había estado sito un polémico mercado cubierto de hierro y cristal, se promovió por la Sociedad Casino de Llanes en 1910  y se inauguró dos años más tarde. Fue una obra de […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad