FERMÍN AMIEVA DÍAZ, “EL MARINERO GAITERO” (Santander, 1986)

por

Fermín Amieva, que nació en Santander, aunque su padre, que se llama como él, es llanisco de Pendueles, y su madre, Teodora, ribadedense de Noriega, forma parte de la tripulación del barco “Nuevo Sandra María”, cuyo propietario es Ángel Batalla, Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores Santa Ana de Llanes.

A Fermín, que vivió en muchos lugares, debido a la profesión de su padre que era sondista, desde niño le atraía la mar, y su afición se consolidó al salir a pescar con su padre y un amigo en una lancha recreativa. 

No obstante, estudió Mecánica y tuvo diversos trabajos, así se empleó en un desguace, en la construcción, incluso fue camarero y hasta  zapatero.

Pero convencido de que lo suyo era la mar, obtuvo el título de recolector de recursos marinos y trabajó de buzo. También, participó en las costeras de la xarda en los barcos “Elisa María” y “Rebalo”. Después, en el año 2020, se enroló en el Sandra María, y en esa embarcación, y muy contento, continúa.

Otras de las pasiones de Fermín es la gaita, habiendo asistido a la escuela  de música tradicional Llacín desde los 11 años, lo que le llevó, como miembro de la popular banda de gaitas de Porrúa, a Francia, Holanda y a diversas capitales españolas.

También tiene el título de patrón y su sueño es adquirir un barco en propiedad.

Reside en Pendueles con su esposa, Ángela Morán, llanisca y su novia de toda la vida. Son padres de una preciosa niña, Carla, que a pesar de que todavía no tiene tres años, los cumplirá el próximo 16 de enero, ya siente predilección por la mar y la pesca.

 

Imágenes, Valentín Orejas y álbum familiar de los Amieva-Morán

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • All
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad