En el libro “Llanes y la Mar”, recoge Luis Fernández Trespalacios que entre los marineros era costumbre hablar con las lanchas como si tuvieran vida y sentimientos.

No era extraño escuchar: “No metas ruido que esta lancha nos puede oír”. Y, también, era bastante corriente pintarles ojos en las amuras; y en la línea de flotación, hacia la proa, dibujar un rizo que simulaba un bigote.

A ese hilo, recordaba a un viejo, bueno y cariñoso marinero, de aquellos que andaban en traineras. Se llamaba José Cué, “Pin”, el cual, antes de dirigirse a su casa en Cimadevilla, acostumbraba a despedirse de la lancha diciendo: “ No tengas miedo, bobona, que no te dejo sola”; y, además, le echaba flores: “ Tú eres la más ligera y la más marinera”.

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad