JOSÉ SORDO, EL MÉDICO DE LA COFRADÍA DE PESCADORES DE LLANES

por

José Ramón Sordo Álvarez, que era prudente, serio, reflexivo y coherente, pero sobre todo generoso, nació en Llanes el 7 de marzo de 1885, localidad donde ejerció como médico durante toda su vida.

Era hijo de Juan Sordo Mijares y Ángela Álvarez Díaz, conocida popularmente como “La Rubia”. La gran personalidad de aquella mujer dio nombre a toda la familia, ya que los llamaban los de “La Rubia”. Estudió en el Colegio de la Encarnación, después en el de la Inmaculada de Gijón, licenciándose en Medicina en la Facultad de Santiago de Compostela y realizando el doctorado en Madrid.

De regreso a Llanes, se entregó plenamente al ejercicio de su profesión, organizó su propio laboratorio con microscopio incluido, e instaló los primeros rayos X que se conocieron en la villa.

Su sólida preparación, sus inquietudes intelectuales y su interés por estar al día en los avances, le convirtieron en un profesional muy competente, destacando como internista, infectólogo y pertinaz seguidor de la enfermedad tanto en la consulta como en las visitas a los domicilios.

Ocupó distintos cargos: Director del Laboratorio Municipal, Presidente de la Junta Local de Sanidad, vocal del Colegio de Médicos y al tiempo  fue el facultativo de la Cofradía de Pescadores de Llanes. Además, ejerció como forense.

Una de sus actuaciones más recordadas tuvo lugar durante la devastadora epidemia de gripe que se vivió tras la Primera Guerra Mundial.

Se casó, ya en edad madura, con María Luisa Sordo Castañares, el 2 de mayo de 1925.

Fue conocido como “el médico que no cobraba”, pues atendía gratis a quienes tenían más dificultad para acceder a la sanidad, y acostumbraba, con gran discreción, a ayudar a aquellos que no podían comprar los medicamentos.

Murió en el año 1958, y  un grupo de vecinos inició los trámites para su beatificación ante el Vaticano. De momento, una pequeña plaza de la Villa lleva su nombre.

 

Imagen, “El Oriente de Asturias”

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • UNA TRAIDORA E INESPERADA OLA | AÑO 1990
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” AÑO 1990 “Los fuertes temporales de mar de estos días, serán inolvidables  para el bueno de Tomás Amieva Goti, “Tomás el de la Marina”, que cuando se hallaba enfrascado en el rodaje de una película en vídeo sobre el temporal, una inoportuna  e inesperada […]
  • UNA GRAN LABOR DE TISTO | AÑO 2002
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 2002 “A finales del pasado mes de junio han finalizado las labores de limpieza del puerto que han conseguido que éste sea ya el segundo verano que no despide malos olores. El artífice de este auténtico milagro es Francisco Herrero Melijosa, conocido por todos […]
  • UNA FOCA EN LA RÍA | AÑO 1960
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” | AÑO 1960 “Sobre las cuatro de la madrugada de hoy algunos marineros que se dedicaban a trasladar a nuestro puerto ocle  recogido en nuestras próximas rocas, sintieron como unos alaridos en la ría, dándose cuenta de que se trataba de una foca de […]
  • Un voto de gracias al Gremio de Mareantes llanisco | BUCEANDO POR “EL ORIENTE DE ASTURIAS” | AÑO 1927
    “El pasado jueves, día 3 de febrero, se reunió en su domicilio social la Junta directiva de la Sociedad de Salvamento de Náufragos, la que después de cambiar impresiones, tomó el siguiente acuerdo:Dar un voto de gracias al Gremio de Mareantes llanisco, por el apoyo económico que presta la benéfica institución, asignándole una subvención anual de 250 pesetas.

  • All
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad