LA ATALAYA DE SAN PEDRO

por

En una elevación rocosa del Paseo de San Pedro, se alza lo que queda de una atalaya, que lejos de su antigua misión de avistar ballenas y velas vinkingas o inglesas, es hoy, además de un espectacular mirador que permite alargar la vista sobre el océano hasta el horizonte, un inigualable lugar para sosegar el ánimo y ver caer la tarde.

¡Y qué más se puede pedir!

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

Content retrieved from: http://www.diariodeloriente.es/2018/12/05/la-atalaya-de-san-pedro/.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

1 Comentario

  1. Fernando Suárez Cué

    Una vez, enseñándole la antigua Barra a un amigo que vino a visitarme, al final me confesó que se había mareado mirando la Mar, aunque eran consciente que se encontraba en tierra, y no sobre la cubierta de un barco.

    Pues bien Perela, no hace muchos años, me acompañaron para pasar unos días conmigo en la Villa, unos amigos de Barcelona. Me esforcé en ser un buen anfitrión, enseñándoles todo lo que pude de este nuestro Oriente de Asturias, tocante a paisaje, cultura y gastronomía, y para rematar, darles una vueltina por el Paseo de San Pedro, en uno de esos atardeces que solo se pueden contemplar allí, y no siempre.
    Cuando regresábamos hacia casa, uno de ellos me dijo. “Fernando, he padecido el “Síndrome de Stendhal”, a lo que solamente pude contestarle… ¡No me extraña!

    Para los que quieran refrescar la memoria, “El Síndrome de Stendhal», también denominado “Síndrome de Florencia” o “Strés del viajero”, es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión, temblor, y palpitaciones, cuando el individuo es expuesto a obras de arte, o espacios de la Naturaleza, especialmente cuando estos son particularmente bellos y espectaculares

    Se denomina así por el famoso autor francés del siglo XIX, “Stendhal” (seudónimo de Henri-Marie Beyle), quien dio una primera descripción detallada del fenómeno que experimentó en 1817 en su visita a la basílica de la “Santa Croce” (Santa Cruz). en Florencia, Italia,

    Saludos

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • UNA TRAIDORA E INESPERADA OLA | AÑO 1990
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” AÑO 1990 “Los fuertes temporales de mar de estos días, serán inolvidables  para el bueno de Tomás Amieva Goti, “Tomás el de la Marina”, que cuando se hallaba enfrascado en el rodaje de una película en vídeo sobre el temporal, una inoportuna  e inesperada […]
  • UNA GRAN LABOR DE TISTO | AÑO 2002
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 2002 “A finales del pasado mes de junio han finalizado las labores de limpieza del puerto que han conseguido que éste sea ya el segundo verano que no despide malos olores. El artífice de este auténtico milagro es Francisco Herrero Melijosa, conocido por todos […]
  • UNA FOCA EN LA RÍA | AÑO 1960
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” | AÑO 1960 “Sobre las cuatro de la madrugada de hoy algunos marineros que se dedicaban a trasladar a nuestro puerto ocle  recogido en nuestras próximas rocas, sintieron como unos alaridos en la ría, dándose cuenta de que se trataba de una foca de […]
  • Un voto de gracias al Gremio de Mareantes llanisco | BUCEANDO POR “EL ORIENTE DE ASTURIAS” | AÑO 1927
    “El pasado jueves, día 3 de febrero, se reunió en su domicilio social la Junta directiva de la Sociedad de Salvamento de Náufragos, la que después de cambiar impresiones, tomó el siguiente acuerdo:Dar un voto de gracias al Gremio de Mareantes llanisco, por el apoyo económico que presta la benéfica institución, asignándole una subvención anual de 250 pesetas.

  • All
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad