LA ATALAYA DE SAN PEDRO

por

En una elevación rocosa del Paseo de San Pedro, se alza lo que queda de una atalaya, que lejos de su antigua misión de avistar ballenas y velas vinkingas o inglesas, es hoy, además de un espectacular mirador que permite alargar la vista sobre el océano hasta el horizonte, un inigualable lugar para sosegar el ánimo y ver caer la tarde.

¡Y qué más se puede pedir!

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

Content retrieved from: http://www.diariodeloriente.es/2018/12/05/la-atalaya-de-san-pedro/.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

1 Comentario

  1. Fernando Suárez Cué

    Una vez, enseñándole la antigua Barra a un amigo que vino a visitarme, al final me confesó que se había mareado mirando la Mar, aunque eran consciente que se encontraba en tierra, y no sobre la cubierta de un barco.

    Pues bien Perela, no hace muchos años, me acompañaron para pasar unos días conmigo en la Villa, unos amigos de Barcelona. Me esforcé en ser un buen anfitrión, enseñándoles todo lo que pude de este nuestro Oriente de Asturias, tocante a paisaje, cultura y gastronomía, y para rematar, darles una vueltina por el Paseo de San Pedro, en uno de esos atardeces que solo se pueden contemplar allí, y no siempre.
    Cuando regresábamos hacia casa, uno de ellos me dijo. “Fernando, he padecido el “Síndrome de Stendhal”, a lo que solamente pude contestarle… ¡No me extraña!

    Para los que quieran refrescar la memoria, “El Síndrome de Stendhal», también denominado “Síndrome de Florencia” o “Strés del viajero”, es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión, temblor, y palpitaciones, cuando el individuo es expuesto a obras de arte, o espacios de la Naturaleza, especialmente cuando estos son particularmente bellos y espectaculares

    Se denomina así por el famoso autor francés del siglo XIX, “Stendhal” (seudónimo de Henri-Marie Beyle), quien dio una primera descripción detallada del fenómeno que experimentó en 1817 en su visita a la basílica de la “Santa Croce” (Santa Cruz). en Florencia, Italia,

    Saludos

    Responder

Deja un comentario

  • PEPÍN DE PRÍA, EL CANTOR DE NUEVA
    José García Peláez, conocido como Pepín de Pría, nació en el barrio de los Pindales, en la Pesa de Pría, el 14 de diciembre de 1864. Era hijo de Manuel Antonio García Gutiérrez y de María Peláez Alonso, la cual murió a la semana de su nacimiento, por lo cual […]
  • EL SALERO
    El restaurante Sidrería Salero, sito en el Barrio de Pescadores, a un paso de la mar, fue una referencia en la hostelería llanisca. Contaba con un buen menú y también con una cuidada carta de comida tradicional, en la que destacaban los calamares en su tinta, los huevos con tortos […]
  • LA RULA
    Rolar: Del latín “rotulāre”: Dar vueltas en círculo. Lonja: Del francés “loge”. Genéricamente “edificio en el que se juntan mercaderes para subastas”, pero en nuestro caso, “abrigo de pesqueros para el mal tiempo y un excelente punto de venta para el pescado y marisco”.  Tradicionalmente la venta del pescado se hacía partiendo de un […]
  • LA CASA DE AMELIA  | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    A dos kilómetros de Llanes, en Poo, lindando con la carretera del Estado y con un sendero que lleva directo a la playa de ese pueblo, edificó, en el año 1877, Egidio Gavito de la Fuente, emigrante de México, una  sobria casa que está más influenciada por la arquitectura regionalista […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad