LA CASA DE AMELIA  | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR

por

A dos kilómetros de Llanes, en Poo, lindando con la carretera del Estado y con un sendero que lleva directo a la playa de ese pueblo, edificó, en el año 1877, Egidio Gavito de la Fuente, emigrante de México, una  sobria casa que está más influenciada por la arquitectura regionalista que por la indiana. Es llamativo que ni siquiera se hubiera alzado en el jardín el símbolo indiano por excelencia, la palmera, habiendo exhibido, hasta que un rayo acabó con ella, como árbol tropical una gran lima.

La casa, que está separada de la carretera, teniendo el jardín delante, como si el propietario hubiera adivinado la futura densidad del tráfico de automóviles, consta de tres pisos y desván, galería al sur y otra al norte  con vista al mar, casa para los caseros y lavadero bajo un penduz con bomba de agua que les evitaba ir a lavar al río.

Egidio Gavito de la Fuente, hijo de Santos Gavito e Inocencia de la Fuente, había nacido en Poo y muy joven emigró a  México, para trabajar y regentar los negocios textiles que la familia tenía en Puebla de los Ángeles. En esta ciudad mexicana, que se fundó en 1531 como pueblo de españoles, habían alcanzado los  textiles gran fama, siendo primero los de la seda, después los de lana y más tarde los de algodón.

 

Los Gavito de Poo llegaron a  poseer y administrar varias factorías textiles tanto en  Puebla como en Atlixco, entre ellas, “La independencia”, la “Guía”, dedicada a la Virgen encontrada en la mar, a la que tanta devoción profesan los llaniscos, “La Carolina”, y “La Providencia”.

Asimismo, tenían participaciones en otros negocios, como minas, bancos, industrias azucareras, maderas, bebidas, eléctricas..

En la capital azteca, Egidio fue acusado de sedicioso, delito que él siempre negó con energía, por lo que se le encarceló y condenó a muerte, de la que se libró, estando ya en “capilla”, gracias a  la intercesión de un buen amigo que acreditó que se trataba de un error. Estos hechos fueron relatados por el protagonista en una carta dirigida a su familia.

Egidio, que era ahijado de Egidio Gavito Bustamante, prócer de Poo y alcalde de Llanes, se casó con una hija de este, Ramona, con la que tuvo tres hijos, Santos, Consuelo y Amelia. 

El varón siguió en México con los negocios familiares; Consuelo contrajo matrimonio con un farmacéutico de la villa de Llanes, Luis Mijares, y tuvo ocho hijos, Consuelo, Egidio, María Luisa, Gabriel, Ramón, Antonio, José Luis y Bruno.

Amelia, mujer adelantada a su tiempo y de fina pluma, nunca se casó  y continuó viviendo en la casa, razón por la cual fue la misma conocida por su nombre de pila.

Egidio falleció en Poo el 6 de abril de 1896, y su esposa 21 años después.

La propiedad perteneció a la familia hasta hace pocos años.

Dibujo, Juan Llamas

Imágenes, Álbum de la familia Beaumont-Mijares

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • EL SALERO
    El restaurante Sidrería Salero, sito en el Barrio de Pescadores, a un paso de la mar, fue una referencia en la hostelería llanisca. Contaba con un buen menú y también con una cuidada carta de comida tradicional, en la que destacaban los calamares en su tinta, los huevos con tortos […]
  • LA RULA
    Rolar: Del latín “rotulāre”: Dar vueltas en círculo. Lonja: Del francés “loge”. Genéricamente “edificio en el que se juntan mercaderes para subastas”, pero en nuestro caso, “abrigo de pesqueros para el mal tiempo y un excelente punto de venta para el pescado y marisco”.  Tradicionalmente la venta del pescado se hacía partiendo de un […]
  • LA CASA DE AMELIA  | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    A dos kilómetros de Llanes, en Poo, lindando con la carretera del Estado y con un sendero que lleva directo a la playa de ese pueblo, edificó, en el año 1877, Egidio Gavito de la Fuente, emigrante de México, una  sobria casa que está más influenciada por la arquitectura regionalista […]
  • Un faro
    Tertulia “Casa del Mar” (Cote, Tiquiqno, Paco y Ramón) Un faro -T: ¡Home manín!… ¿Pegaronsete las sábanas? T’abamos esperándote, así que tomate un pichín de merluza, que por cierto está recién hecha, y vamos para La Barra, a ver qué semblante tiene “la novia”, ya que pensamos el ir a […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad