LA CASONA DEL CARRIL | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR

por

En Parres, pueblo llanisco en la cara norte de la Sierra del Cuera, se alza una llamativa y simétrica casa indiana de tres pisos, a la que llaman la Casona del Carril. 

Su estilo es ecléctico, y a lo primero que se  van los ojos es a una impresionante palmera plantada entre la doble escalinata de la fachada principal. También, destaca el cuerpo saliente de la fachada lateral rematado por una terraza con balaustrada.

La elegante casa fue mandada construir, para su hija María, por María del Carmen Posada Junco, natural de Parres, la cual se había casado con el indiano de México Diego Escandón Estrada, natural de Santa Eulalia de Carranzo.

María contrajo matrimonio en el mes de febrero del año 1903 con Bernardino Noriega Tamés, hijo de Juan Noriega Tamés, emigrante de México, que se  había casado con su sobrina, Antonia Tamés.

Así, reseñaba “El Oriente de Asturias” la boda:

“En la capilla de Santa Marina, del inmediato pueblo de Parres, han unido para siempre sus destinos el jueves último, la bella y elegante señorita María Escandón Posada y el acaudalado  joven D. Bernardino Noriega Tamés. Bendijo la unión el señor Cura párroco de Pendueles y, fueron padrinos la señorita Manuel Noriega Tamés y D. Ramón Escandón Posada, hermanos de los contrayentes. Asistieron al acto varios amigos de aquellos, que fueron espléndidamente obsequiados en la casa de la novia.

La feliz pareja se trasladó a la magnífica posesión de “La Venta”, en el pueblo de Pendueles, propiedad de los Sres. Noriega Tamés, desde donde saldrán a visitar varias poblaciones de España y del extranjero.

Deseamos a los recién casados dicha interminable”.

Tras el viaje de novios, los esposos pasaban largas temporadas en la Casona del Carril de Parres, donde Bernardino llegó a ser muy querido, ya que siempre fue muy generoso con el pueblo. Cuentan que, entre otras cosas, adquirió un carro y caballo y lo destinó a transportar la leche de sus convecinos a Llanes, pagando él también el sueldo de Ramón Tamés Sotres para que la transportara.

El matrimonio tuvo un único hijo, Luis, que nació en Madrid el 15 de noviembre de 1903 y que se casó a los 29 años con Teresa Bardales Nores. 

De esta forma, recogía “El Oriente de Asturias” la boda:

“ En Covadonga contrajeron matrimonio el lunes último la bellísima señorita María Teresa Bardales Nores, de apreciadísima familia de Alevia y el distinguido joven de Parres, don Luis Noriega Esandón. Dijo la misa de nupcias el párroco de Alevia y fueron padrinos de los contrayentes don Ramón Escandón y doña Angelita Porrero de Caso.

Al acto concurrieron además de los familiares, numerosos amigos, celebrándose el banquete en el Hostal Favila. 

Los esposos salieron de viaje de novios a recorrer España y diferentes poblaciones del extranjero, proponiéndose al regresar fijar su residencia en Parres”.

Bernardino falleció en Llanes, viudo de María, el 27 de abril de 1944, contaba 68 años de edad.

Fuente, “El Oriente de Asturias” y “Una Arquitectura de Distinción”

Imágenes, Valentín Orejas

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • CHALÉ LAMADRID | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    En la calle Pidal, por encargo de Tomás Rodríguez Lamadrid y bajo la dirección del maestro de obras Juan Sordo Mijares, se comenzó a construir en septiembre de 1896 un gran edificio de estilo ecléctico, de tres cuerpos con escalinata a la entrada, vistosa galería en su fachada trasera y […]
  • CASA ROZAS
    A un local de la calle Mercaderes, donde en su día estuvo la sastrería Girigert Solovera, trasladó su barbería Francisco Rozas Ramírez, natural de San Vicente de la Barquera, casado con Virtudes García Junco, de Pancar, que había venido a Llanes a principios del siglo XX para abrir una peluquería […]
  • EULOGIO CUE INÉS,  LOGIO “EL CHULU” (Llanes, 1916-1995)
    Eulogio Cue Inés, Logio, que era hijo de Ildefonso Cue Sordo y María Inés García, nació el 1 de mayo de 1916 en el seno de una familia de pescadores del barrio llanisco de Cimadevilla. Empezó muy joven a salir a la mar a bordo de la embarcación “La Troya”. […]
  • EL HOTEL “LA VICTORIA” Y OTROS ESTABLECIMIENTOS DE LA FAMILIA  MARTÍNEZ MORÁN
    En la calle Nemesio Sobrino, junto a la acreditada “Tienda Nieva”, se encontraba el Hotel “La Victoria”, modélico en su género y famoso en toda la zona oriental. Lo habían fundado Juan Martínez y su esposa Francisca Morán. De doña Quica, como era conocida, se dijo que fue la mejor […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad