Bajo el título “25 años de trabajo y felicidad en el Sablón”, “El Oriente de  Asturias”, del 21 de agosto de 1965, publicaba una entrevista con alguien que no necesitaba presentación y que no podemos imaginar en un escenario distinto que no fuera la playa del Sablón. 

Es fácil adivinar que se trataba de María Quiroga.

Aquel año, nuestra protagonista se había convertido en “barman”, ampliando su labores de servicios de duchas y toldos.

Así, en su minúsculo bar, al que bautizó con el nombre de la “Gaviota”, se expedían todas clase de bebidas y aperitivos. 

María contaba, con su gracejo tan característico en ella, que llevaba al pie del cañón 25 años, y que aquello era su vida, lamentando únicamente que los veranos fueran tan cortos y las jornadas tan largas. 

Añadía que por “su Sablón” había parado gente muy importante, como Arturo Fernández, Rocío Dúrcal, Fermín Murillo, Amelia de la Torre, Helenio Herrera, Alvarito y muchos más.

Y comentando que ese verano estaba habiendo sol a esgaya, animación, muchos turistas y buenas propinas, continuaba María su faena tratando a sus clientes lo mejor que podía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad