Regía la Cofradía de los Honrados Mareantes de San Nicolás una Junta presidida por el Mayordomo (antecesor del actual Patrón Mayor). También, formaban parte de la misma dos diputados y dos alcaldes ( de la mar y el puerto). Los fondos para sostener los servicios más variados, provenían del quiñón que pagaba todo mareante del puerto o forastero, del importe del arriendo de la pesca de la ballena, así como de la cuota de entrada que ascendía a dos reales y del impuesto por la subasta de sogas y cestos en los que se exportaban los pescados frescos. Dichos fondos se guardaban, junto al archivo y los ornamentos, en arca de tres llaves.

Imagen, “El Oriente de Asturias”

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad