LA PELUQUERÍA DE RAMÓN MELIJOSA

por

En la calle del Castillo, tras dividir un amplio local en dos, se instaló en uno de ellos la peluquería de Cipriano Pérez, natural de Arevalo, que se había casado con una llanisca.

Tras la muerte de Cirpriano, le sucedió un pariente, Ramón de la Fuente. 

El día 11 de junio de 1941, siendo un niño de apenas 13 años, se incorporó a aquella peluquería como aprendiz Ramón Melijosa Cuevas, el cual recordaba, en un artículo que publicó en “El Oriente de Asturias”, que en aquel tiempo un corte de pelo tenía el precio de 1,50 pesetas, el afeitado se ofrecía a 0,75 céntimos y un completo costaba 2 pesetas.

Una vez aprendido el oficio, y dándose la circunstancia de que Ramón de la Fuente emigró a México, Melijosa cogió el traspaso de la peluquería por 28.000 pesetas. Se jubiló, tras 57 años de intenso trabajo, el día 28 de octubre de 1998, contaba con 70 años.

Ramón Melijosa Cuevas había nacido en Llanes en el año 1928 y era nieto del legendario marinero Nicolás Melijosa Mendiola e hijo de Manuel Melijosa, otro de nuestros marineros de solera. Su madre, también relacionada con la mar, fue Pilar Cuevas “La Parrada”, popular pescadera que recorría las calles  de la Villa y los pueblos del Concejo vendiendo pescado a viva voz.

De su matrimonio con Loli, que tuvo lugar en 1946 en nuestra Basílica, nacieron seis hijos, José Ramón, Antonio Manuel, María Dolores, Alicia, Roberto y Gema.

Desde muy joven, tuvo Ramón vocación de escritor y afición a investigar la intrahistoria de Llanes y la cultura asturiana, habiendo sido varias veces galardonado por la difusión de las mismas. Además, es experto en el lenguaje de la Xiriga, teniendo publicado un diccionario sobre aquella jerga de los tejeros.

También, es autor de un libro delicioso “Pequeñas Historias de Llanes”.

Y, asimismo, fue un importante y prolífico colaborador de “El Oriente de Asturias”, en el que dejó innumerables artículos costumbristas del  Llanes sencillo y confiado, que gracias a él no se ha perdido.

Hasta hace pocas fechas, era habitual y una alegría encontrarle paseando por la Villa con su querida hija pequeña, Gemina.

Ramón Melijosa, esposo y padre ejemplar, luchador por la vida y enamorado de su tierra llanisca, es un modelo para todos y un lujo para Llanes.

 

Fuente, “El Oriente de Asturias”

Imágenes, “El Oriente de Asturias” y Guillermo Fernández Buergo

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • PEPÍN DE PRÍA, EL CANTOR DE NUEVA
    José García Peláez, conocido como Pepín de Pría, nació en el barrio de los Pindales, en la Pesa de Pría, el 14 de diciembre de 1864. Era hijo de Manuel Antonio García Gutiérrez y de María Peláez Alonso, la cual murió a la semana de su nacimiento, por lo cual […]
  • EL SALERO
    El restaurante Sidrería Salero, sito en el Barrio de Pescadores, a un paso de la mar, fue una referencia en la hostelería llanisca. Contaba con un buen menú y también con una cuidada carta de comida tradicional, en la que destacaban los calamares en su tinta, los huevos con tortos […]
  • LA RULA
    Rolar: Del latín “rotulāre”: Dar vueltas en círculo. Lonja: Del francés “loge”. Genéricamente “edificio en el que se juntan mercaderes para subastas”, pero en nuestro caso, “abrigo de pesqueros para el mal tiempo y un excelente punto de venta para el pescado y marisco”.  Tradicionalmente la venta del pescado se hacía partiendo de un […]
  • LA CASA DE AMELIA  | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    A dos kilómetros de Llanes, en Poo, lindando con la carretera del Estado y con un sendero que lleva directo a la playa de ese pueblo, edificó, en el año 1877, Egidio Gavito de la Fuente, emigrante de México, una  sobria casa que está más influenciada por la arquitectura regionalista […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad