LA PESCA DEL BONITO

por

Contaba Luis Fernández Trespalacios en “El Oriente de Asturias” que la costera del bonito se esperaba con mucha ilusión por la marinería.

Y añade que para dicha pesca se utilizaban dos varas de eucalipto de dimensiones un poco menores que la eslora de la lancha, una por la banda de babor y otra por la banda de estribor.

El señuelo que se ponía en el anzuelo era de hoja de maíz, peinada con alfileres para que quedara más suave y simulara mejor la forma del pez.

También, cuenta que el primer bonito que entraba a bordo era destinado a la marmita, que se cocinaba en un bidón con hornillo y un hueco por donde entraba el aire para la combustión.

 

 

Evolución de las caceas para el bonito

De maíz

De plástico

Y las actuales, simulando peces de llamativos colores

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

1 Comentario

  1. Fernando Suárez Cué

    Cierto todo lo que tan bien has contado apreciada Perela, hasta tal punto que me ha hecho recordar el ver algunas de aquellas varas de eucalipto, fondeadas sobre las arenas del «Riveru», y amarradas a los muelles, para que la Mar al subir las cubriera y las fuera «curando». Acostumbraban a ponerlas, o posiblemente el lugar en donde mas veces las vi, era bajo el muelle entre la Rula y la «Gran Señora» (la Compuerta). Un saludo amigos

    Responder

Deja un comentario

  • All
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad