Contaba Luis Fernández Trespalacios en “El Oriente de Asturias” que la costera del bonito se esperaba con mucha ilusión por la marinería.

Y añade que para dicha pesca se utilizaban dos varas de eucalipto de dimensiones un poco menores que la eslora de la lancha, una por la banda de babor y otra por la banda de estribor.

El señuelo que se ponía en el anzuelo era de hoja de maíz, peinada con alfileres para que quedara más suave y simulara mejor la forma del pez.

También, cuenta que el primer bonito que entraba a bordo era destinado a la marmita, que se cocinaba en un bidón con hornillo y un hueco por donde entraba el aire para la combustión.

Evolución de las caceas para el bonito

De maíz

De plástico

Y las actuales, simulando peces de llamativos colores

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar