La Cofradía de Mareantes de San Nicolás realizaba labores asistenciales que irían variando a través de los siglos.

Así, si una embarcación sufría una avería, el propietario era el obligado a reparar los gastos de reparación, pero si era de gran cuantía la aportación económica podía ser realizada por la Cofradía, pero siempre en concepto de préstamo y no de regalo.

Asimismo, tenía contratado a un cirujano para asistencia de cofrades y sus familias y pagaba medicamentos.

También, están recogidas en el libro 2º de los honrados mareantes de San Nicolás ayudas económicas a cofrades sin trabajo, lesionados, personas mayores que ya no podían realizar trabajos en la mar, viudas y huérfanos.

¡Una suerte de Seguridad Social de la mar!

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar