En “El Oriente de Asturias”, escribía Luis Fernández Trespalacios que actualmente  los barcos llevan modernos sistemas de navegación y de localización de los caladeros como sondas eléctricas, detectores, etc. 

Antes, cuando las embarcaciones se dedicaban a la langosta, o a cualquier otro tipo de pesca en la que se utilizaran aparejos que duermen en la mar, era necesario acudir a las marcas de tierra para  encontrar los aparejos cuando se iban a recoger. Hay mucha clases de marcaciones, generalmente usadas por la Marina Mercante cuando navegan cerca de tierra, pero los pescadores solo usaban un tipo de marcación que consistía en tomar dos puntos en la costa como referencia, procurando que uno de los puntos sea vertical con respecto a tierra y el otro punto, como esta zona de la costa corre en dirección Este-Oeste, se podía escoger en cualquiera de los dos sentidos, o sea a derecha o izquierda (E o W).

Añadía que las marcaciones no solo eran importantes para la pesca y para localizar los aparejos, también son vitales para encontrar las entradas a los puertos, ya que señalan el canal o zona libre de bajos o cualquier otro peligro.

 

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad