LAS ORTIGUILLAS (1) | OTROS MARISCOS

por

No hay duda, de que tenemos en nuestras aguas la mayor variedad y de mejor calidad y sabor en pescados y mariscos, que los que puede haber en el resto de las Mares, pero eso no quiere decir, que, por su latitud, salinidad, composición temperatura, no existan en otras costas españolas, unos mariscos, que para nosotros nos son desconocidos. Me refiero a los denominados, “ortiguillas”, “espardeñas” y “clochinas” (cloxinas)

Voy a intentar describirlos en tres entregas, esperando merezcan vuestra atención.

“Ortiguillas”

Su nombre es el de “anémona común” de Mar, o “flor del viento” (del griego “anemos”, viento), por su cadencioso movimiento a merced de las olas y corrientes y, aunque a simple vista y para muchos parecen algas, es en realidad es un animal. Esta extraña delicatessen marina cubierta de pequeños tentáculos de puntas rosadas y colores liliáceos se fija fuertemente a las costas rocosas y se mueve con el vaivén de las olas.

Se puede hacer durante todo el año excepto los meses de enero y febrero que se establece una veda para garantizar la población de este animal, el resto del año se recolecta, con el cupo de que cada mariscador solo puede coger al día un máximo de 24 kilos de ortiguillas

La forma más usual de comerlas es frita, que es como mejor se disfruta su sabor. Quien no las ha probado nunca se queda perplejo ante su intenso sabor marino e insólita textura. El rebozado logra el contraste de sus crujientes tentáculos por fuera con el suculento y exquisito sabor marino de su interior. 

Ahora bien, como todas las exquisiteces, no es nada fácil de elaborarlas, y hay que estar muy pendientes de su fritura, porque es fácil el estropearlas de dos maneras distintas, el freírlas con exceso, o el dejarlas crudas por dentro.

Hay quien acostumbra a acompañarlas con una rodaja de limón, pero que queréis que os diga, creo que es una manera de restarle ese sabor a mar tan limpio y potente que tienen estas anémonas. 

Para beber un buen vino blanco bien frío, o como a mí me gustaría probarlas, con una botellina de sidra… ¡A ver qué tal!

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • PEPÍN DE PRÍA, EL CANTOR DE NUEVA
    José García Peláez, conocido como Pepín de Pría, nació en el barrio de los Pindales, en la Pesa de Pría, el 14 de diciembre de 1864. Era hijo de Manuel Antonio García Gutiérrez y de María Peláez Alonso, la cual murió a la semana de su nacimiento, por lo cual […]
  • EL SALERO
    El restaurante Sidrería Salero, sito en el Barrio de Pescadores, a un paso de la mar, fue una referencia en la hostelería llanisca. Contaba con un buen menú y también con una cuidada carta de comida tradicional, en la que destacaban los calamares en su tinta, los huevos con tortos […]
  • LA RULA
    Rolar: Del latín “rotulāre”: Dar vueltas en círculo. Lonja: Del francés “loge”. Genéricamente “edificio en el que se juntan mercaderes para subastas”, pero en nuestro caso, “abrigo de pesqueros para el mal tiempo y un excelente punto de venta para el pescado y marisco”.  Tradicionalmente la venta del pescado se hacía partiendo de un […]
  • LA CASA DE AMELIA  | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    A dos kilómetros de Llanes, en Poo, lindando con la carretera del Estado y con un sendero que lleva directo a la playa de ese pueblo, edificó, en el año 1877, Egidio Gavito de la Fuente, emigrante de México, una  sobria casa que está más influenciada por la arquitectura regionalista […]

  • All
  • Por : Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad